La desaladora de Torrevieja tiene que esperar otro mes para duplicar su producción

Vista aérea de la desaladora de Torrevieja que gestiona Acuamed. / LV
Vista aérea de la desaladora de Torrevieja que gestiona Acuamed. / LV

La línea eléctrica de refuerzo está en fase de pruebas, aunque ahora tiene otro problema: no puede usar el embalse de La Pedrera por los altos niveles de boro del agua

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

La desaladora de Torrevieja, la mayor de Europa, sigue con su particular carrera de obstáculos para tratar de alcanzar el nivel óptimo de producción con el que paliar el déficit de la cuenca del Segura. La ampliación de sus instalaciones para alcanzar los 80 hectómetros cúbicos anuales se retrasará a mediados de agosto o principios de septiembre, que será cuando esté operativa la nueva línea eléctrica de alta tensión. Unido a esto, la desaladora se ha encontrado con un problema añadido: no puede depositar el agua que produce en el embalse de La Pedrera, ubicado en la Vega Baja, debido a las elevadas concentraciones de boro, que alcanzan los 0,5 microgramos por litro.

La Comisaría de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Segura expresó en marzo su «preocupación» por los niveles de boro del agua desalada que se almacena en La Pedrera -el segundo mayor embalse de la cuenca-, donde se mezcla con los demás recursos de la cuenca y del Trasvase. El mes pasado dio la orden de que no se depositaran caudales con más de 0,3 microgramos de boro, razón por la cual este pantano no puede regular ahora la producción de Torrevieja. En la decisión han influido las protestas de los regantes, contrarios a que se mezclen los caudales, por temor a que el boro afecte a sus plantaciones. A partir de los 0,5 microgramos el agua no es aconsejable para los cultivos, sobre todo para los cítricos. La mezcla permite rebajar la concentración de boro, pero a veces no es suficiente. La tolerancia para el consumo humano es de 1 microgramo.

La desaladora de Torrevieja se diseñó para producir agua dulce con estos niveles máximos de boro. En los meses de verano es muy difícil rebajarlos debido al calor, puesto que las membranas que se utilizan en el sistema de ósmosis inversa se dilatan y pierden eficacia. Si se quiere reducir el boro, el agua saldrá más cara de lo que ya lo es en la actualidad, ya que habría que instalar membranas de otras características o bien establecer un sistema de doble ósmosis, con el consiguiente aumento de los costes.

La Comisaría de Aguas no permite sobrepasar los 0,3 microgramos de boro por litro para los cultivos

Interconexión de plantas

El plan de cuenca del Segura determinó que los niveles de boro aconsejables no deben pasar de 0,3 microgramos para el regadío. Este elemento -nocivo si se usa en grades dosis y de forma continuada- también se puede encontrar en aguas de otra procedencia, como las depuradas, indicaron diversas fuentes, aunque los volúmenes no son tan elevados como los de la desalación.

En cuanto a la distribución, Acuamed y la CHS tendrán que decidir en qué condiciones se utiliza el embalse de La Pedrera para la regulación, lo cual dependerá asimismo del proyecto para interconectar las grandes desaladoras de la cuenca del Segura, como reclaman los usuarios, sobre todo después del reciente colapso de la planta de Águilas por una avería en el colector que capta el agua de mar. Está previsto que estas instalaciones recobren la normalidad en breve.

Tras muchas dilaciones, la planta ya está preparada para alcanzar los 80 hm3 por año

El objetivo principal de Acuamed y del Ministerio consiste en duplicar la capacidad de Torrevieja, lo cual podría ser una realidad el mes que viene, si no se producen otras incidencias. Después de varios años, han terminado las obras para el tendido eléctrico de 220 kilovoltios que ha ejecutado Red Eléctrica Española. En estos momentos se está en fase de pruebas con las dos subestaciones construidas para garantizar el suministro energético.

La urgencia desaparece cuando no aprieta la sequía

Si la sequía aprieta, todo son urgencias. Cuando la situación se relaja porque existen más recursos convencionales, las prisas desaparecen para impulsar la desalación. Es lo que ocurre en los últimos meses. La ampliación de la desaladora de Torrevieja tiene un tránsito demasiado largo. La última fecha que se barajó fue abril o mayo, pero habrá que esperar a mediados de agosto o septiembre para que empiece a producir el doble. En estos momentos, la desaladora genera algo más de 100.000 metros cúbicos diarios, el equivalente a 40 hectómetros anuales. Toda la producción se la reparten tres comunidades de regantes -en un 90% la del Campo de Cartagena- a través de contratos propiciados por los decretos de sequía. La Mancomunidad de Canales del Taibilla volvió a recibir agua del Trasvase en mayo para atender las necesidades de la población, y por lo tanto dejó de comprarle caudales a Acuamed. La sociedad estatal también tiene a su cargo las desaladoras de Águilas y Valdelentisco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos