Márquez agita las Termas

Marc Márquez/
Marc Márquez

El de Cervera, en otro nivel, saldrá primero en Argentina

MIGUEL SESÉMadrid

Nuevo escenario, mismas reglas. Marc Márquez y HRC, cada fin de semana, se empeñan en escribir una nueva página de un dominio aplastante. El de Cervera encabeza la parrilla del GP de Argentina en Termas de Río Hondo, logrando la que es su tercera pole en tres carreras, las dos primeras saldadas con incontestables victorias. El novedoso trazado no fue en absoluto un impedimento para que el genio español rubricase otro episodio de precocidad y de evolución. Nada detiene a Márquez, que sabe que cuenta con la mejor moto y, probablemente, con el mayor talento de cuantos se dan cita cada fin de semana en los trazados de medio mundo.

Si alguien puede discutir este último punto es Jorge Lorenzo. El balear no se rinde nunca, y gracias a una involución alcanzó la segunda posición en la clasificación. A siete décimas de Márquez, sí, pero por delante de Pedrosa y con medio segundo de colchón sobre Valentino Rossi, su colega de garaje. Lorenzo y Yamaha retrocedieron a 2013 en Las Américas buscando un neumático que le fuese mejor a la moto, y no funcionó. Dos semanas después fue el turno del basculante, y el resultado en esta ocasión sí fue beneficioso. Arrancó la Q2 con dudas y con la rueda trasera dura. Al cambiar al compuesto medio se hizo el milagro, y consiguió encaramarse a la primera fila. El duelo con Márquez es absolutamente necesario para un Mundial que ha perdido ingentes cuotas de interés por culpa del dominio de las máquinas de Nakamoto y el extraño modelo televisivo aplicado en España. Si Lorenzo falla como hizo en Losail y Texas, sólo un contratiempo mayor abriría el campeonato a cualquier otra cosa diferente de la segunda corona para Márquez. La otra amenaza, la de Pedrosa, es la silenciosa, pasiva y a la expectativa. Dani hace todo lo que está en su mano para estar en la pelea, pero al otro lado del burladero. Si algo pasa, él estará ahí pendiente de coger el rebote y tratar por fin de lograr un cetro que se le resiste. A años luz del rendimiento de su compañero en HRC, Dani va paso a paso, piano a piano tratando de no quedar lejos en la general y rescatar su suerte de algún contratiempo ajeno. Suena a poco, pero es mucho más de lo que sueña Valentino Rossi. El italiano no ve a las HRC ni por los monitores. Y lo que es peor, se sabe de memoria el colín de Lorenzo e incluso el de Aleix Espargaró. Il Dottore salvó la temporada pasada para su legión de fans gracias a un sorprendente triunfo en Assen, un Gran Premio plagado de incidencias. Esta pretemporada amenazó con despertar de su letargo, pero el intento se quedó en el amago. Dos carreras y una clasificación sirven para comprobar que el 99 es la única amenaza con diapasones para las HRC.

El resto, los humanos, dejaron de nuevo a Aleix beneficiándose de la normativa Open, al igual que Dovizioso. El transalpino alcanzó el podio en Austin, y su quinta plaza temporal en Argentina va en la misma línea, aunque la marca roja cuenta con la importante baja por lesión de Cal Crutchlow. Tanto Dovi como Aleix se aprovecharon de una tempranera caída de Stefan Bradl en la Q2, puesto que el germano estaba llamado a ocupar una posición más delantera que la obtenida. Antes, en la Q1, Bradley Smith y un sorprendente Nicky Hayden consiguieron ser repescados por delante de un Scott Redding a quien le está costando, como a Pol Espargaró, su adaptación a las 1.000 cc.

Rabat y Miller, tres de tres

Las 600 cc siguen con su rumbo, igualado pero con tendencias que parecen cada vez más imparables. La más evidente, la de Tito Rabat hacia la pole. El líder del campeonato obtuvo su recompensa en forma de casco rojo en una sesión en la que el belga Simeon, que cierra la primera fila, fue la principal amenaza. Entre medias un peligro, Johann Zarco, tan rápido como imprevisible y peligroso, especialmente en los primeros metros cuando hay poco espacio para tanto piloto. Viñales estará atento desde la segunda fila puesto que logró el cuarto mejor registro, por delante de Folger y de un Luis Salom cuyo rendimiento ha crecido de forma exponencial.

En Moto3, los últimos minutos fueron espectaculares, y de nuevo el australiano Jack Miller fue quien se llevó el gato al agua. El líder del Mundial saldrá por delante del vasco Efrén Vázquez, que está firmando uno de los mejores arranques de su vida deportiva y a quien apenas cinco centésimas le separaron de la pole. Cierra la primera línea Danny Kent. Alex Rins apenas pudo ser octavo, mientras que su compañero Alex Márquez finalizó en la undécima plaza.