Alonso espera una ayuda del cielo

Alonso, en los libres de Mónaco./
Alonso, en los libres de Mónaco.

El asturiano marcó el mejor crono de la jornada de libres gracias a la lluvia, la única capaz de mover del primer puesto a los hombres de Mercedes

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Eso de que los jueves son los nuevos viernes, en un Gran Premio como Mónaco, vale doble. Si el circuito urbano de Montecarlo siempre es un auténtico reto para los pilotos, añadirle la pista mojada por la lluvia implica que todos se adentran en un complicadísimo fin de semana. La primera jornada de trabajo en el Principado estuvo protagonizada por la lluvia, sobre todo en los segundos entrenamientos libres, lo que generó que muchos se quedaran en boxes sin apenas rodar.

¿Merece la pena arriesgarse a un posible accidente, y por ende a destrozar el monoplaza contra las cercanas protecciones de pista, por dar una vuelta en los libres? Evidentemente no. Pese a tener un día más para arreglar los posibles desperfectos, nadie quiso arriesgarse a un susto que podría arruinar sus opciones del sábado o, incluso, el domingo. Por eso, en los segundos libres todos los pilotos se esperaron a que se secara el asfalto después de la temida tormenta que cayó entre la primera y la segunda sesión de entrenamientos.

Así, después de una tímida vuelta de Bottas al comienzo de los segundos libres, hubo un parón de más de media hora en el que nadie se atrevió a salir. En cuanto la pista estuvo en condiciones, la mitad de la parrilla se decidió a sacar sus coches, ya que al menos las escuderías podrían intentar rodar para probar algunas de las novedades aerodinámicas de este GP. Uno de ellos fue Fernando Alonso, que junto a su compañero Kimi Räikkönen, se decidió a probar con los neumáticos intermedios en esta tanda. Pero los pilotos de Ferrari tuvieron suerte dispar. Mientras que el asturiano pudo rodar en las mejores condiciones posibles, dadas las circunstancias de la pista, el finlandés apenas pudo dar una vuelta cronometada. Estaba dando la segunda cuando, de repente, la caja de cambios de su Ferrari F14-T se quedó bloqueada. La frustración de Kimi se dejó ver en cuanto se bajó del monoplaza en boxes: no volvió a salir y en la Scuderia le informaron de que le sustituirán la caja de cambios de cara a este sábado para que pueda disputar los terceros libres, la clasificación y la carrera con normalidad. No conlleva sanción ya que esta caja de cambios no era una de las unidades previstas para lo que importa, la carrera y la clasificación.

Al final de la sesión, cómo no, el más listo de la clase fue Fernando Alonso. El piloto asturiano se sacó una gran vuelta de la manga, ya con la pista bastante seca, y pudo acabar la sesión como el más rápido y sacándole además medio segundo a Lewis Hamilton. Doble satisfacción, visto el espectacular estado de forma que atraviesa el piloto británico.

Mimos para Alonso

Si en pista la intensidad de este jueves ha sido creciente, fuera de pista se ha producido un hecho, cuanto menos, curioso. Había acabado de disputarse la primera sesión de entrenamientos libres, cuando Ferrari ha emitido un comunicado de prensa con declaraciones de su presidente, Luca Cordero di Montezemolo. No era un anuncio de un nuevo fichaje, o alguna noticia importante como para cortar el flujo habitual de información en un Gran Premio.

Lejos de eso, en Ferrari decidieron recoger el guante lanzado por Fernando Alonso el día anterior. El asturiano fue preguntado por los elogios que recibió del máximo responsable de Mercedes, que calificó al español como el mejor piloto de la parrilla. Alonso contestó que agradecía esas palabras, pero se quejó de que esos elogios siempre llegan del exterior y no de la gente cercana. ¿Recado a Ferrari? ¿A la prensa? ¿A sus más allegados? ¿A todos?

Di Montezemolo no tardó en recibir el mensaje de su piloto, y aprovechó una entrevista concedida este viernes a Peter Robinson, un conocido periodista australiano especialista en Fórmula 1. Fernando es el mejor piloto del mundo, siempre da el 200% en las carreras. Él sabe lo mucho que importa, incluso fuera de la pista, en términos de la contribución que aporta y el impulso que da al equipo. Es increíble que todavía haya algunos que son llamados expertos y que no entienden eso y siempre están en busca de una situación polémica que simplemente no existe, zanjó tajante el máximo mandatario del Cavallino Rampante.

Es curioso, no sólo el timing elegido por Ferrari para hacer públicas estas noticias, sino también la manera en la que Montezemolo ha querido exteriorizar el cariño que sienten hacia su piloto número 1. Ahora sólo falta que ese cariño se traduzca en un mejor trabajo, para que el coche sea lo suficientemente competitivo. Eso, a diferencia de la lluvia, no cae del cielo.