La ciudad se suma al golf

En el vestíbulo del hotel Rincón de Pepe, algunos de los felices componentes del grupo de suecos que se alojaron en la ciudad murciana para jugar al golf./
En el vestíbulo del hotel Rincón de Pepe, algunos de los felices componentes del grupo de suecos que se alojaron en la ciudad murciana para jugar al golf.

Murcia se convierte en una propuesta atractiva para el jugador extranjero, que suele gastar unos 139,95 euros al día

MARÍA JESÚS PEÑASMURCIA

Traspasaron la puerta del céntrico restaurante murciano Keki Tapería -dirigido por el cocinero Sergio Martínez-, exactamente a las ocho de la tarde. La hora prevista, previa reserva y menú acordado, para dar de cenar a 26 organizados suecos alojados en el hotel Tryp Murcia Rincón de Pepe -parejas en su mayoría-, con una media de edad que rondaba los 70 años y con las más diversas profesionales en su haber: informático, bancario, policía, conductor, bióloga... Pero todos ellos con un mismo denominador común: el golf. Todos ellos, turistas extranjeros que un año más y en invierno, han 'abandonado' su país de origen, para seguir disfrutando de su deporte favorito con el favor de un clima más benigno como es el del Levante español. Y en esta caso, con un plus añadido, el que les ofrece la propuesta de 'Murcia City Golf'.

Ambrosio Sempere Sánchez (Málaga, 1972) conoce muy bien a este perfil de viajero de alto poder adquisitivo: al golfista extranjero. El que se gasta al día una media de 139,95 euros (según los últimos datos del Instituto de Turismo de la Región, relativos a 2016). Y es que Sempere fue durante varios años el director general del Hotel Intercontinental de La Torre Golf Resort. «Allí me di cuenta de que había determinada gente que se aburría. Clientes que querían algo más; otros no, pero sí los había que se sentían aislados del mundo en el complejo». Este inquieto profesional vinculado desde siempre a la gestión comercial, ya fuera en el ámbito agro alimentario, inmobiliario o turístico, se pone a indagar en la red. «Y buceando en ella vi que había mucho potencial y mercado para cubrir una expectativa diferente». La de hacer disfrutar al rentable turista de golf de una experiencia mucho más completa, aprovechando las enormes posibilidades de la ciudad de Murcia en cuanto a gastronomía, alojamiento, ocio y compras.

Es 2014 y la idea de sumar la ciudad al golf comienza a tomar forma en su cabeza; en 2015 pone en marcha 'Murcia City Golf' (MCG), una agencia 'online' que contempla la reserva de salidas a campos de golf y sus servicios colaterales, pero también todo lo que una urbe puede ofrecer. «Murcia es un destino muy potente», asegura quien la siente como su tierra, ya que Sempere se crió desde muy pequeño en la Región. Ama esta ciudad y dice de ella: «Creo que merece la pena traer gente aquí».

Unir sectores

Sempere tarda un año en hacer de MCG un producto vendible. Después vendría explicarlo como un canal nuevo de obtención de clientes a los campos y a la hostelería y trabajarlo «a un precio competitivo, lo que es determinante para que el cliente final se interese». Le pido un balance del año que lleva en funcionamiento MCG. El tiempo transcurrido «me dice que no me equivocaba; a la gente le gusta la propuesta. Tengo la sensación de que he acertado con el producto, y que tengo los mejores hoteles y los mejores campos». Palabras sobre todo de agradecimiento de este licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales para el alojamiento hotelero Rincón de Pepe y para el cercano recorrido de golf a la ciudad: Golf Altorreal, «que me han apoyado muchísimo, flexibilizando los precios». El impulsor de la idea MGC también menciona a renglón seguido al Hotel Cetina -«muy receptivos a todo lo que les he ido planteando»-, el NH Amistad o el Arco de San Juan y a campos como El Valle Golf o Roda Golf.

Sempere recuerda perfectamente sus primeros clientes. Curiosamente cuatro turistas nacionales. De Ciudad Real para más señas. Pero a partir de aquel grupo, el interés por MCG lo han demostrado sobre todo y por este orden: ingleses, suecos e irlandeses, ante las atractivas posibilidades que ofrece esta suma de golf y ciudad. Escapadas de fin de semana, de 7 días o de larga estancia. Todo es posible porque el producto es flexible a las necesidades de los turistas que buscan hacer más cosas, además de jugar. En la cartera de trabajo, una despedida de ingleses en el Mar Menor y nuevas reservas como la que «me llena de orgullo y satisfacción», dice divertido esta vez Sempere, emulando la famosa frase del monarca emérito Juan Carlos I, al referirse a la de una pareja de suecos que pasaron la Navidad de 2015 en Murcia. Han vuelto a contratar el mismo periodo para este 2016. Una situación que a Sempere le hace mirar hacia adelante, orgulloso al ver que el producto cala, pero no sin prudencia. «Hay gente que hace castillos en el aire enseguida. Yo voy con el acelerador a tope pero con los pies en el suelo». Así que de momento él hace de todo. Es el contable, el informático de la web que puso el mismo en marcha (www.murciacitygolf.es), el que recepciona y verifica las reservas, el que chequea a los grupos y les da la bienvenida... «No sé si alguna vez voy a poder vivir de esto. De momento lo que pretendo es que funcione y que la gente quede contenta. Que vuelvan y que MCG crezca».

El golfista sueco Ulf Nebel lo está. Fue el coordinador del grupo de compatriotas nórdicos que cenaron en 'el Keki' hace unas noches. Y lo tiene muy claro. MCG permite poder disfrutar «del vino y la comida española. Además, Murcia es una 'very nice city'». Una afirmación que corroboró también el grupo que Nebel dirigía ese fin de semana y que salió además de compras llevándose en la maleta, caso de la nórdica Lind Carin, algunos pares de zapatos a muy buen precio. El coordinador sueco insiste en la idea: «La ciudad es fácil y cómoda. Y además están las tapas, las cervezas y no olvidemos ¡el vino!». Nebel volvió a Murcia de nuevo en noviembre con otro grupo de tamaño similar y lo hará con dos grupos más, en febrero y marzo de 2017.

Un visitante muy rentable

Sempere estima que el gasto del turista de golf es incluso mayor del que dan las estadísticas institucionales. «Anda alrededor de los 170 euros, entre alojamiento con desayuno, comidas, ocio, compras, golf y traslados», aduce.

De manera similar opina Joaquín Medina, gerente de Golf Altorreal, que incluso estima una cifra superior diaria de gasto. Él es de los que creyó desde el principio en la idea. «Es un producto con mucha salida y que le habla a Europa de lo que tenemos aquí», afirma Medina. Para el joven pero ya reconocido cocinero de 'el Keki', la presencia de estos turistas ligados al golf como clientes, son para él «muy buenas noticias. Todo lo que sea dar a conocer Murcia, es bueno».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos