Busquets y Modric, los imprescindibles silenciosos

Busquets reclama al árbitro. /
Busquets reclama al árbitro.

Los centrocampistas del Barça y Madrid son fundamentales para sus entrenadores, pero dejan que los focos los acaparen otros

JAVIER VARELAMadrid

Los clásicos entre Barcelona y Real Madrid parecen haberse creado para jugadores como Messi, Cristiano Ronaldo y sus compañeros de la 'BBC' y la 'MSN', pero hay otros futbolistas que entre los flashes, goles, protagonismo y minutos en los informativos no aparecen, aunque son fundamentales para sus entrenadores. Jugadores que pasan desapercibidos para los focos, pero que cuando el balón se convierte en el protagonista del partido toman una dimensión enorme. Hablamos de Busquets y Modric.

más información

En el Barcelona si hay un jugador insustituible y vital para Luis Enrique, ese no es otro que el '5' azulgrana. Busquets es el futbolista silencioso que despliega su fútbol como si no quisiera molestar. Ha sido titular en 26 partidos y el único día que su entrenador decidió darle descanso, ante el Athletic, tuvo que sacarlo al campo tras el descanso para 'resolver' la papeleta. Ha disputado 2208 minutos en Liga, en los que su precisión en el pase ha sido del 89,2%, además de haber conseguido 152 recuperaciones. Busquets se ha convertido en el nexo de unión entre la defensa y una delantera que saca petróleo de su trabajo sucio y en el jefe del orden supremo, un manejo del tempo sublime y una contención defensiva tan efectiva que firmaría cualquier estrella para su equipo de seguridad privada. Un lujo táctico sin el brillo mediático de otros.

El centrocampista del Barcelona es un jugador al que es difícil ver hacer fútbol de salón y pensando en la grada, pero al que es complicado ver cometer errores. Busquets no es el encargado de hacer obras maestras -para eso están otros- pero es como el arquitecto encargado de hacer el forjado en el edificio que aguante las obras de arte que colgarán los 'artistas' de sus paredes. Y Luis Enrique no ha encontrado otro 'obrero' como 'Busi'.

Si Luis enrique tiene a Busquets como el hombre clave, Zidane -como lo fue para Rafa Benítez, Carlo Ancelotti y José Mourinho- ha encontrado en Luka Modric a su futbolista indispensable. Ya se demostró la pasada campaña que su lesión le hizo mucho daño al Madrid porque es un futbolista fundamental para el centro del campo. Con él todos mejoran, pocos pueden hacer lo que él y aporta el liderazgo del que tanto ha adolecido el equipo blanco en muchos partidos. Ha jugado 27 encuentros, todos ellos de titular, y ha disputado 2.256 minutos, en los que ha dado la friolera de 1.921 pases, casi a uno por minuto (y con una precisión del 91,2%). El centrocampista croata es el motor del Madrid y si estornuda, al equipo se agarra una pulmonía ,como quedó claro cuando el tendón proximal del '19' blanco le obligó a parar unas semanas en la pasada temporada.

Con el centrocampista croata en el campo, el Real Madrid gana visión, dinamismo, desborde y capacidad para manejar los tiempos del partido, lo que le convierte en imprescindible para el fútbol de Zidane y en su extensión en el campo. De hecho, ha sido capaz de generar 50 ocasiones de gol y se ha animado esta temporada a disparar más a puerta (18 tiros y un gol), una de sus facetas en la que menos se prodiga. El croata es capaz de asumir la dirección de la maquinaria pesada del ataque blanco y junto con Cristiano es el jugador más veterano del once madridista.