El Sevilla toma ventaja en el derbi andaluz

Deulofeu, autor del 0-1. /
Deulofeu, autor del 0-1.

Lass marcó en el último minuto en su debut con el Granada gracias a un libre directo

EFEGRANADA

El Sevilla se impuso por 1-2 al Granada para dejar casi sentenciado su pase a los cuartos de final de la Copa del Rey en un encuentro en el que los hispalenses demostraron su calidad en ataque ante un cuadro rojiblanco que dispuso de ocasiones suficientes como para haber logrado un mejor resultado. Un postrero tanto en el tiempo añadido del debutante Lass Bangoura dio algo de vida a los nazaríes ante un Sevilla que se había adelantado anteriormente con los tantos de Gerard Deulofeu y del francés Kevin Gameiro.

Ambos conjuntos mezclaron en sus onces iniciales titulares con suplentes para afrontar una cita copera que interesa mucho más a los sevillistas, ya que los locales están centrados en mejorar sus prestaciones en la Liga al acumular trece jornadas sin ganar y marchar penúltimos en la clasificación. La primera parte fue igualada, entretenida y tuvo tanto ritmo como ocasiones de gol para ambas escuadras, siendo los visitantes los que demostraron mayor pegada para ponerse por delante en el marcador.

1 GRANADA

Roberto; Nyom, Babin, Mainz, Foulquier; Héctor Yuste (Sulayman, m.53), Iturra, Eddy; Sissoko (Lass, m.61), Riki (Clifford, m.74) y Success.

2 SEVILLA

Sergio Rico; Diogo, Nico Pareja (Kolodziejczak, m.76), Arribas, Navarro; Iborra, Krychowiak, Banega (Iago Aspas, m.64); Vitolo (Aleix Vidal, m.67), Deulofeu y Gameiro.

GOLES
0-1, (m.32): Deulofeu. 0-2, (m.53): Gameiro. 1-2, (m.92): Lass.
ÁRBITRO
Mateu Lahoz (Valenciano). Mostró cartulina amarilla a los locales Héctor Yuste y Sissoko, y a los visitantes Krychowiak e Iborra.
INCIDENCIAS
Partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante 12.000 espectadores, alrededor de trescientos de ellos visitantes. Antes del inicio se homenajeó y se guardó un minuto de silencio en memoria de Luis Oruezábal, exjugador del Granada fallecido la pasada semana.

El 0-1 llegó en el minuto 32 en una fenomenal contra hispalense en la que Deulofeu superó a Roberto Fernández tras recoger un balón rechazado por el poste tras chut del francés Kevin Gameiro. Anteriormente, Deulofeu ya había dejado muestras de su peligro con un lanzamiento que tocó el larguero tras ser desviado por Roberto, mientras que la mejor opción local fue un mano a mano de Eddy Silvestre ante Sergio Rico que al final, ante la lentitud del rojiblanco, fue abortado por la zaga visitante.

El Granada, que pese a la derrota estuvo mejor que en otros partidos jugados en casa, tuvo el empate antes del descanso en la cabeza del nigeriano Isaac Success, pero su testarazo libre de marca desde la frontal del área pequeña se marchó demasiado alto ante la desesperación de la parroquia local por la preocupante falta de gol de los suyos.

El inicio del segundo tiempo sirvió para que el Sevilla dejara sentenciado el partido y casi finiquitado su pase a la siguiente ronda de la Copa gracias al 0-2 marcado por Gameiro tras una perfecta asistencia de un oponente, ya que el gambiano Sulayman Marreh, que acababa de entrar al campo, puso en bandeja el tanto al francés con un pésimo despeje de cabeza.

Sulayman estuvo a punto de enmendar su error con otro testarazo, esta vez en el área contraria y bien dirigido aunque se marchó fuera por poco, que estuvo cerca de ser el 1-2. El estreno del guineano Lass y la relajación de los sevillistas revitalizaron al Granada, que volvió a rozar el gol con un remate de Ivan Sánchez-Rico 'Riki', que en franca posición para marcar remató fatal.Iago Aspas dispuso en el tramo final del choque de tres clarísimas ocasiones para aumentar la renta visitante, mas en dos de ellas se topó con buenas paradas de Roberto y en la otra mandó el balón fuera con todo a su favor. En el tiempo añadido encontró el Granada el premio a su esfuerzo y a sus méritos y algo de vida en la eliminatoria, con un gol de falta directa de Lass, que dejó muy buenas sensaciones en su estreno como rojiblanco.