El Sevilla vence por la vía rápida

Los jugadores del Sevilla celebran un gol/
Los jugadores del Sevilla celebran un gol

Frente a un Sabadell muy combativo, los rojiblancos antepusieron su calidad en acciones aisladas para finiquitar la eliminatoria con una clamorosa goleada

LUIS F. GAGOsevilla

Goleó un gran Sevilla al Sabadell (1-6) de la manera más cómoda posible, e incluso inesperada en un principio, y tiene los dos pies en la siguiente ronda de la competición del KO. Reeditaban los dos equipos la final de Copa de 1935, cuando los sevillistas ganaron su primer título nacional. Aquello ocurrió en Chamartín y vencieron los nervionenses por tres tantos a cero. Que ahora les haya tocado a los hombres de Unai Emery el mismo equipo 79 años después puede ser un guiño de ese destino que a veces hace de las suyas en el momento más inesperado. Desde entonces se habían enfrentado en otras dos ocasiones y siempre con victoria catalana. Querían voltear los de Nervión esa estadística y quien empezó a hacerlo fue Kolodziejczak tras cabecear completamente solo en un saque de esquina. Iago Aspas terminó por desmontar la férrea defensa del Sabadell con un doblete entre el final de la primera y el comienzo de la segunda mitad.

Los sabadellenses no estaban muy pendientes de esta eliminatoria con su entrenador jugándose el puesto en el partido de Liga; tampoco los sevillistas gozaban mucho del choque pensando más en ese coliderato del que tanto gusta presumir de vez en cuando a orillas del Guadalquivir. La cuestión balompédica terminó por decantarse para el bando andaluz cuando un penalti cometido sobre Reyes lo transformó Gameiro. El utrerano también quiso sumarse a la fiesta haciendo la manita con un precioso zapatazo desde más de 25 metros, mientras que a la jugada siguiente Forgas sería el encargado de anotar el tanto del honor. La goleada se completó con el hat-trick de Aspas tras convertir un segundo penalti en el descuento. Con esta victoria, en la planta noble del Pizjuán se le perdona a Emery su mancha del año pasado cuando cayó eliminado por el Racing.