Las denuncias por delitos contra la libertad sexual aumentan un 50% tras la digitalización del registro

La Fiscalía pide cambiar la ley de Enjuiciamiento Criminal para rebajar el alto número de absoluciones en casos de violencia machista

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOL

Las denuncias por delitos contra la libertad sexual aumentaron más del 50% durante 2018 respecto al año anterior, según reveló el fiscal jefe de la Comunidad Autónoma, José Luis Díaz Manzanera, tras entrevistarse con Alberto Castillo en Cartagena.

En su opinión, dicho incremento está propiciado porque hay una mayor sensibilización a la hora de denunciar ese tipo de casos y a que se ha mejorado el proceso de registro digital con una mayor concreción de los datos, como también ocurre en otros ámbitos. Pero rechazó que ahora haya más delitos de índole sexual que hace unos años.

Además, el fiscal jefe desveló que el 20% de las denuncias por violencia contra la mujer acaban en absolución, lo que supone el doble de lo habitual en la jurisdicción penal. Lo achacó a que la mitad de esas absoluciones son consecuencia de la retirada de la denuncia o la negativa de la víctima a declarar contra su pareja.

«Seguimos teniendo los mismos problemas que en años anteriores. La retirada de las denuncias por parte de las víctimas está generando un tanto por ciento de absoluciones que no son propias de la jurisdicción penal, debido precisamente a que esa retirada de la acusación está conllevando que los jueces dicten sentencias absolutorias», explicó.

La retirada de las denuncias impide «entrar a fondo en el asunto» y, al ser prueba fundamental, «genera absoluciones».

Por ello, Díaz Manzanera reclamó la modificación del artículo 416 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para que «no se permita la dispensa» de la obligación de declarar contra el cónyuge cuando se produce un caso de violencia de género.

Díaz Manzanera ya se expresó en esos mismos términos hace un año, durante la presentación de la Memoria de la Fiscalía del año 2017. Entonces destacó un aumento de las sentencias condenatorias por conformidad en más de un 20% y, sin embargo, la mayoría de los fallos absolutorios se debían a que las víctimas no ratificaban las denuncias y a que se acogían a su derecho a no declarar contra el agresor cuando se trate de su cónyuge o pareja.

En 2017, de las 4.403 sentencias registradas, solo el 18% fueron absolutorias (siete puntos menos que en 2016), y de ellas aproximadamente el 51% lo fueron con disconformidad con el fiscal en casos de violencia contra la mujer y de género por la retirada de la denuncia por parte de la víctima.

La Fiscalía calificó entonces 1.591 casos por este tipo de delitos, de los que 264 concluyeron en condenas tras juicio oral; 211 se resolvieron con sentencias absolutorias y 621 con sentencias condenatorias por conformidad.