La denuncia del Real Murcia acusa a los gestores de crear un plan antiembargos

Higinio Pérez. /Nacho García / AGM
Higinio Pérez. / Nacho García / AGM

Higinio Pérez entregó a la Fiscalía los justificantes de caja de las taquillas de ocho partidos, en los que el club ingresó más de lo que finalmente declaró

José Otón
JOSÉ OTÓN

El abogado Higinio Pérez nada se ha guardado en las denuncias presentadas ante la Fiscalía contra quienes dirigieron el Real Murcia desde diciembre de 2016 hasta noviembre de 2018. Entre sus muchas imputaciones, también figuran los «incumplimiento reiterados y sistemáticos de las órdenes de embargo dictadas por juzgados de lo Social» contra los ingresos del club.

Según una de sus dos denuncias, «desde la temporada 2017-18, el Consejo estableció un plan para engañar y frustrar la ejecución de embargos de las taquillas que acordaban los juzgados de lo Social». Así, en vez de entregar al juzgado la cuantía íntegra de la recaudación, solo remitía «una pequeña parte» para aparentar dar cumplimiento de la orden de embargo, alega. La denuncia aporta siete partes de caja que probarían que el club no ingresó en la cuenta judicial todo lo que recaudaba en la taquilla.

Es supuesto fraude

20.235€
es lo recaudado por el Murcia en los ocho partidos de 2018 en los que la taquilla estaba embargada por juzgados de lo Social.
5.685€
es la cantidad que el club finalmente ingresó al órgano judicial.

La relación completa

El letrado especifica cuáles fueron los partidos en los que ello ocurrió. Como en el choque contra el Mérida del 31 de octubre de 2017, cuya taquilla embargó el Juzgado de lo Social número 5 de Murcia. Aunque esta ascendió a 2.898 euros, el club solo ingresó 996 al juzgado. En el parte de caja del choque frente al Lorca, de 15 de diciembre, se recogió que la taquilla era de 2.558 euros, pero se ingresó en la cuenta del Juzgado de lo Social número 6 la cantidad de 754.

Lo mismo pasó en el duelo ante el Badajoz, que se incluyó en este mismo parte, y en el que el Murcia recaudó 1.949 euros, pero solo ingresó 610 en la cuenta pertinente.

La misma actuación se repitió presuntamente en el duelo frente al Recreativo de Huelva, el 14 de enero de 2018, en el que el club grana recaudó 2.625 euros y tras el que solo puso 990 a disposición del juzgado. Tampoco habría cumplido con la legalidad frente al Melilla, tras recaudar 1.358 euros y solo ingresar 430 euros a la Administración.

Así hasta un total de ocho partidos, entre los que también están el del Villanovense (11 de febrero), Córdoba B (25 de febrero), San Fernando (11 de marzo) y Las Palmas Atlético (25 de marzo). En total, la cantidad supuestamente recaudada por el Real Murcia en estos ocho partidos fue de 20.235 euros, aunque los gestores del Real Murcia -eran Raúl Moro, Deseado Flores y Miguel Martínez quienes regían la entidad- solo entregaron en apariencia la cantidad de 5.685. El dinero defraudado apenas ascendería a 14.550 euros, lo cual no restaría gravedad al presunto delito cometido, un alzamiento de bienes con la circunstancia agravante de cometerlo frente a una institución pública, según Higinio Pérez. La propia denuncia recuerda que este delito puede ser castigado hasta con cuatro años de cárcel.

Por otro lado, se deja constancia de que Toni Hernández, exdirector deportivo, llegó al club en abril de 2018. El 1 de mayo le fueron cedidos a su empresa Puro Fútbol Consulting, de forma «incomprensible», según la denuncia, los derechos de patrocinio y publicidad, asegurándose no menos de 280.000 euros al año. Recaudó la campaña de abonos y otros ingresos, pero no los destinó al club y sí a una cuenta de Gálvez Brothers SL, según Higinio Pérez, que ve en Puro Fútbol una empresa pantalla.

Más