La denuncia de García Carrión destapó el fraude del vino rosado en Francia

Joaquín Gómez, de Apoexpa, y José García Carrión. / G. CARRIÓN / AGM
Joaquín Gómez, de Apoexpa, y José García Carrión. / G. CARRIÓN / AGM

El presidente del grupo bodeguero jumillano alerta del perjuicio para todo el sector por la competencia que supone, aunque no se trata de producción de la Región

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉNMurcia

La denuncia de la empresa bodeguera jumillana García Carrión ha sido la que ha permitido destapar el fraude en Francia por el que millones de litros de vino rosado español -hasta 70.000 hectólitros o diez millones de botellas-, fueron puestos a la venta como si se tratara de vino francés. Una estafa que se ha hecho pública esta semana tras una investigación a gran escala sobre el etiquetado de vino desarrollada en todo el país galo en 2016 y 2017 por agentes de la Dirección General de la Competencia, el Consumo y la Lucha contra el Fraude francesa.

Sin embargo, esa cantidad contabilizada apenas es una mínima parte del volumen real de fraude vinícola en el país vecino. «Llevamos mucho tiempo alertando de lo que ocurría, pero fue a raíz de una visita que tuvimos de la anterior ministra española de Agricultura cuando la pusimos en antecedentes, y entonces se apostó por crear un comité entre ambos países, hace año y medio, que empezó a afrontar este problema», tal como confirmó a 'La Verdad' el presidente de la compañía, José García Carrión.

Daño al embotellado

Y aunque la falsificación por lo que se entiende como 'afrancesamiento' del vino afecta en principio a cuatro grandes productores, la realidad es que podrían aparecer muchos más implicados. De hecho, García Carrión estima que «de los 4.000 millones de litros de vino que se producen en España, unos 1.200 corresponden a granel, de los que solo a Francia se exportan unos 500 millones en cisternas». Un volumen de tal envergadura que da una idea de la magnitud del caso.

Los bodegueros españoles que han hecho un esfuerzo en los últimos años por impulsar la producción embotellada, con los pertenecientes a las tres denominaciones de origen murcianas -Jumilla, Yecla y Bullas- en primera fila, son los primeros damnificados por este fraude, debido a la competencia desleal que sufren. No obstante, hay que advertir de que dicha producción a granel no procede de la Región, sino de otras comunidades como Castilla-La Mancha y Extremadura, fundamentalmente.

Dos son los motivos que explican estos volumen de importación devino desde Francia, por un lado la alta calidad de la producción que se hace ya en España y, por otro, el precio, ya que el vino a granel español se compraba en 2016 por ejemplo a 0,34 euros/litro, frente a los entre 0,75 y 0,90 euros/litro pagados por un vino equivalente francés.

«Lo que ha pasado es muy parecido a lo que ocurría con el aceite de oliva, que se lo llevaban a Italia a granel para embotellarlo y lo vendían el doble de caro en los mercados internacionales», indica García Carrión.

Para descubrir el fraude, los investigadores franceses centraron sus pesquisas en toda la cadena de suministro, incluyendo productores, importadores, intermediarios y distribuidores. En concreto, se realizaron consultas en un total de 179 establecimientos. Así, se corroboró que vinos de procedencia española se vendieron a granel como vino francés o incluso usurpando una indicación geográfica protegida (IGP) de dicho país.

Además, las autoridades han extendido la investigación a 2.414 establecimientos, incluyendo restaurantes y bares, donde se detectaron dos tipos de engaño, incluyendo la ausencia de mención sobre el origen del producto en la carta de vinos y la utilización de denominaciones comerciales confusas, así como el 'afrancesamiento' voluntario para vender el vino español como francés.

Conflicto con la federación

José García Carrión, que destaca el esfuerzo que hizo su empresa por eliminar la producción a granel, así como Jumilla, en general, subraya «la importancia de que se sancione a los defraudadores, porque, además de engañar al consumidor, en años de menor producción, como nos pasa ahora, vemos que se lo llevan fuera, mientras el vino se encarece hasta en un 30% en nuestro país».

Por otra parte, el bodeguero jumillano ha decidido abandonar la Federación Española del Vino (FEV) por la falta de implicación del colectivo patronal para hacer frente a esta cuestión, «al converger diferentes intereses particulares».

millones de litros de vino a granel español son importados desde Francia, de los 1.200 millones de granel que se producen.

Temas

Vino

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos