«El dengue dejó a mi hijo muy tocado; pensábamos que se nos moría»