El delegado del Gobierno acusa al Ejecutivo regional de «deslealtad» por las críticas a la gestión de llegada de inmigrantes

Francisco Jiménez, en una imagen de archivo. /Javier Carrión / AGM
Francisco Jiménez, en una imagen de archivo. / Javier Carrión / AGM

Francisco Jiménez atribuye los comentarios a su «ignorancia más absoluta» o a un «uso partidista» con el «único fin de agitar el escenario político y crear inestabilidad en esta época de precampaña electoral»

EFE

El delegado del Gobierno, Francisco Jiménez, acusó este miércoles de desleal al Gobierno regional y de mentir a la vicealcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo, en sus acusaciones al Ejecutivo central en la gestión de la llegada de inmgrantes en pateras al litoral cartagenero.

En un comunicado, Jiménez atribuyó a un «profundo desconocimiento» de los protocolos de actuación en estos caso el «acoso institucional y político» que está «sufriendo», a su juicio, la Delegación del Gobierno por parte de ambas administraciones, a las que reprochó el empleo de una «estrategia de reiteradas y estudiadas acusaciones» sobre la llegada de inmigrantes.

Tras lamentar «profundamente» el uso político del «drama humanitario», el delegado del Gobierno atribuyó las declaraciones de los responsables autonómico y locales a su «ignorancia más absoluta» o a un «uso partidista» con el «único fin de agitar el escenario político y crear inestabilidad en esta época de precampaña electoral».

Respecto a Arroyo, aseguró que «miente» cuando afirma que el Centro de Internamiento de Extranjeros de Sangonera está cerrado, puesto que está «a pleno rendimiento», siendo derivados los inmigrantes a este CIE y a otros del resto del país. Jiménez negó que haya «ignorado» el ofrecimiento de ayuda por parte del consistorio cartagenero, y detalló que en las primeras 72 horas los servicios municipales no pueden prestar asistencia porque los inmigrantes están bajo custodia policial y, posteriormente, son derivados a un CIE o a las entidades sociales del Sistema Nacional de Acogida, cuya competencia es estatal.

«Si el Ayuntamiento realmente quiere ayudar lo que tiene que hacer es mostrar la debida lealtad, dejar trabajar a los cientos de profesionales del Estado que se sacrifican personal y profesionalmente cada día para salvar a estas personas en alta mar y atenderlas con la mayor dignidad posible y esperar a que su ayuda sea solicitada», espetó el delegado del Gobierno.

Jiménez aclaró que sólo pedirá ayuda al Consistorio en esas primeras 72 horas cuando haya una «avalancha excepcional y continuada» de pateras como las de 2017 que, aseguró, no se ha producido en esta ocasión.

En este sentido, la Delegación del Gobierno indicó que durante este año han llegado a España 18.591 inmigrantes por vía marítima, de los que sólo un 4,53% lo ha hecho a través de la Región de Murcia, donde han desembarcado hasta la fecha 844 personas de forma ilegal, cifras muy similares o incluso inferiores a las de 2018, cuando llegaron en total 1.672, o 2017, año en el que lo hicieron 2.084.

Jiménez también censuró el «impostado rechazo» del portavoz parlamentario del PP en la Asamblea Regional, Joaquín Segado, a la posible construcción de un Centro de Atención Temporal a Inmigrantes (CATE) en el Puerto de Cartagena, recordando que es una «idea» lanzada en marzo de 2018 por el exdelegado del Gobierno, Francisco Bernabé (PP) y que él, como presidente de la Autoridad Portuaria de Cartagena, estudiara esa opción en octubre de 2018.

Al respecto, indicó que esa instalación no será un CIE ni «dañará la imagen turística» de la ciudad, tal y como manifestó el PP, «como no lo hace en Málaga, Motril, Algeciras o Cádiz, y permitirá atender con la máxima dignidad a los inmigrantes en esas primeras horas de obligada custodia policial».

Finalmente, el delegado del Gobierno lamentó la acusación de la vicepresidenta del Gobierno regional, Isabel Franco, quien le achacó este martes de haber hecho dejación de funciones y favorecer el efecto llamada. «Yo no la acuso a ella de nada ni me inmiscuyo en la situación de sus centros de acogida porque esto es una responsabilidad de todos y la verdadera dejación de funciones es acusar a los demás para no asumir tus propias obligaciones y responsabilidades», espetó a Franco.