Declaran improcedente el despido de un profesor asociado de la UPCT

El Supremo considera que la contratación temporal de este docente durante doce años fue «fraudulenta»

Alicia Negre
ALICIA NEGRE

Han sido necesarios más de cuatro años, pero la Justicia finalmente ha acabado dándole la razón. La Sala de lo Social del Tribunal Supremo, en Pleno, ha declarado improcedente el despido de un profesor asociado de la Universidad Politécnica (UPCT) de Cartagena y obliga a la institución docente a indemnizarle o readmitirle en su puesto de trabajo.

Según se recoge en la resolución, a la que ha tenido acceso 'La Verdad', el tribunal entiende que la contratación temporal que la UPCT realizó a este profesor durante prácticamente doce años «fue fraudulenta» y que el cese acordado constituye, por tanto, un despido improcedente.

Este profesor, que ha estado representado por el abogado José Gabriel Sánchez Torregrosa, prestó servicios para la Universidad cartagenera sin interrupción desde octubre de 2002. Lo hizo como profesor asociado en el departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Escuela de Ingeniería de Telecomunicaciones en virtud de un contrato de trabajo a tiempo parcial que se prorrogaba anualmente.

Según explica la sentencia, el docente prestaba servicio en una asignatura concreta que él mismo creó. Pero en julio de 2014 la institución decidió prescindir de él y que esa materia la impartiese, a partir de septiembre, el catedrático del departamento.

El Supremo, en su resolución, recuerda que, aunque la normativa española permita a las universidades renovar sucesivos contratos temporales con profesores asociados, a los tribunales les compete controlar que esa normativa no se utiliza para cubrir «necesidades permanentes y duraderas» en materia de contratación de personal. El tribunal argumenta que si se despidió al docente para que la asignatura la impartiese el catedrático «era porque en realidad el contratado temporal estaba de hecho sustituyendo al referido catedrático actuando como un verdadero profesor sustituto».