La declaración de donaciones se dispara un 142% por la eliminación del impuesto

Los murcianos se han ahorrado 136 millones de euros entre enero y julio gracias a la bonificación del 99% en este tributo para padres, hijos y cónyuges

Julián Mollejo
JULIÁN MOLLEJOMurcia

La respuesta de los habitantes de la Región de Murcia a la casi eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones está siendo tan grande que incluso ha pillado por sorpresa a la propia Comunidad Autónoma que la implantó.

El pasado 1 de enero entró en vigor la bonificación del 99% en este impuesto para los familiares de primer grado -padres, hijos y cónyuges-, medida que el Gobierno regional calculó que generaría un ahorro a los contribuyentes de 75 millones a lo largo de 2018.

Sin embargo, en lo que llevamos de ejercicio, la realidad ha pulverizado estas previsiones y el ahorro tributario de los que han presentado declaraciones de sucesiones y donaciones en la Región ascendía al finalizar el mes de julio a 136,06 millones de euros, es decir, 61 millones más (81,41% de incremento) de lo estimado inicialmente por la Consejería de Hacienda para el conjunto del año.

La respuesta ha pulverizado la previsión de la Comunidad, que había calculado unas deducciones de 75 millones para todo el año

El incremento se ha disparado sobre todo en las declaraciones de donaciones. En los siete primeros meses del año se han realizado en la Región un total de 7.109, cuando en el mismo periodo del pasado ejercicio tan solo se registraron 2.939, lo que significa un incremento del 142%.

La razón es que muchos murcianos, tras la supresión de este impuesto (ahora solo tributan el 1%), han visto la oportunidad de dejar resueltas las herencias en favor de sus hijos mediante una donación.

Los más de 7.000 contribuyentes que presentaron declaraciones de donaciones en lo que va de año lograron una bonificación de 79,42 millones de euros, mientras que entre enero y julio de 2017 el volumen de bonificaciones por donaciones apenas alcanzó los 2,25 millones de euros.

La evolución del número de sucesiones ha sido más discreta en los siete primeros meses de aplicación de la rebaja del impuesto que las grava, ya que está sujeta a la defunción de algún familiar. La hacienda regional recibió un total de 28.204 declaraciones hasta finales de julio, de las que 8.221 fueron de herederos que se beneficiaron de la deducción del 99%, es decir, padres, hijos o cónyuges, lo que les supuso un ahorro de 56,64 millones de euros.

Más de 15.300 beneficiarios

En el mismo periodo de 2017, el número total de declaraciones de sucesiones fue de 28.637, de las que 7.211 se aplicaron la bonificación existente el pasado año, que entonces era del 50%, con lo que lograron un ahorro de 23,26 millones de euros, menos de la mitad que este año.

En conjunto, las deducciones del 99% conseguidas tanto por donaciones como por sucesiones en los siete primeros meses del año han alcanzado los 136 millones de euros y han favorecido a 15.330 murcianos, según los datos facilitados por la Consejería de Hacienda, que ya predijo una oleada de declaraciones sobre este impuesto tras la entrada en vigor de su práctica desaparición, aunque nunca se llegó a pensar que fuera tan intensa.

La donación es el sistema más rápido para que los herederos disfruten de los bienes procedentes de sus ancestros y familiares. Se trata, en la práctica, de un anticipo de la herencia sin que se produzca el fallecimiento.

Negocios familiares

Es también una práctica habitual para garantizar la continuidad de empresas y negocios familiares, por lo que la eliminación de este tributo es considerada por el Ejecutivo autónomo como una medida con efectos directos en la preservación del tejido empresarial.

La bonificación de las donaciones no solo favorece el adelanto de las herencias, sino también la concesión de ayudas de padres a hijos para adquirir viviendas, inmuebles, vehículos y otro tipo de bienes.

Una clara ventaja de las donaciones con respecto a las herencias es la incertidumbre que existe sobre la fiscalidad que podría aplicarse en el futuro. Varias comunidades autónomas gobernadas por el PSOE que mantienen el impuesto de sucesiones y donaciones han pedido al Gobierno central -que sigue siendo el titular de este tributo, aunque esté cedido a las comunidades- que armonice el impuesto en todas las regiones imponiendo un tipo mínimo y común a todas, con el fin de evitar la disparidad actual y lo que denominan el 'dumping' fiscal de algunas autonomías gobernadas por el PP.

Murcia y Madrid estarían entre estas últimas, ya que aplican bonificaciones del 99% en este tributo, lo que para las regiones vecinas que aún mantienen el mismo impuesto supone un agravio comparativo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos