El TSJ declara como accidente laboral la muerte de un trabajador por una rotura de aorta

El TSJ declara como accidente laboral la muerte de un trabajador por una rotura de aorta

La mutua había rehusado las responsabilidades derivadas de la muerte por considerar que la patología origen del proceso no guardaba relación alguna con el trabajo

EFE

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región de Murcia ha dicho en una sentencia que la muerte de un obrero ocurrida en su lugar de trabajo al sufrir la rotura de la aorta debe ser considerado accidente laboral.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, estima así el recurso que su pareja y su hija presentaron contra la dictada por el Juzgado de lo Social número Siete de Murcia, que desestimó la demanda que en ese sentido presentaron aquellas contra el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

El Juzgado declaró probado que el fallecido prestaba sus servicios como jefe de grupo en el almacén del hospital Los Arcos del Mar Menor, en San Javier (Murcia), y el 29 de diciembre de 2014 comentó a sus compañeros que se encontraba mal, por lo que se marchó al servicio de urgencias del citado centro.

Tras recibir asistencia, regresó a su puesto de trabajo en el almacén, y encontrándose sentado, se desplomó sobre su mesa, ingresando en el hospital, donde falleció poco más de dos horas después.

El fallecimiento fue debido a un hematoma disecante de aorta, que presentó una rotura transversal de un centímetro por encima de la válvula aórtica, «lo que provocó un hemopericardio masivo».

En marzo de 2015, el INSS reconoció la pensión de orfandad para la hija, «indicando como causa del fallecimiento del causante accidente no laboral», mientras que la mutua rehusó las responsabilidades derivadas de la muerte por considerar que la patología origen del proceso no guardaba relación alguna con el trabajo.

En su recurso ante el TSJ, las apelantes reclamaron que se declarara que el fallecimiento fuese declarado accidente laboral, reconociéndoles una indemnización y el derecho a percibir la pensión de orfandad incrementada en un 52 por ciento.

La Sala le ha dado la razón al decir que el accidente vascular se produjo en el lugar de trabajo, por lo que debe ser declarado laboral.

En consecuencia, el tribunal reconoce a las apelantes el derecho a percibir una indemnización especial equivalente a una mensualidad de la base reguladora y una pensión de orfandad incrementada en el 52 por ciento.

Por el contrario, afirma que no procede fijar la pensión de viudedad porque la pareja de hecho no cumplía con los requisitos legales precisos para ello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos