Debates decisivos

La encuesta de GAD3 refleja una victoria ajustada del PP en la Región. Las distancias entre los principales partidos son tan estrechas que los cara a cara televisados de los candidatos pueden deparar sorpresas este próximo domingo

Alberto Aguirre de Cárcer
ALBERTO AGUIRRE DE CÁRCER

La segunda entrega del sondeo electoral de GAD3 para 'La Verdad' dibuja, a solo una semana de la cita con las urnas, un resultado incierto en la Región de Murcia porque los márgenes entre los cuatro principales partidos son muy estrechos, tal y como detallamos en esta edición dominical. El nuevo sondeo, con una muestra ampliada en la Región y cuyos resultados nacionales publicaremos mañana lunes, confirman una posible victoria ajustada del PP regional. Sería un triunfo amargo porque los populares sufrirían una sangría de votos muy acusada, en beneficio fundamentalmente de Ciudadanos y sobre todo de Vox, que sería la tercera fuerza con más papeletas en las urnas. Es tal la merma de votos del PP que la ventaja respecto al PSOE es, según el sondeo de GAD3, de solo un par de puntos porcentuales. En principio, esa sería una distancia suficiente para que la candidatura de Teodoro García Egea obtuviese tres escaños frente a los dos que lograrían tanto PSOE como Vox y Ciudadanos. El décimo escaño en disputa sería para Unidas Podemos. Durante el último mes, populares y socialistas habrían perdido ligeramente respaldo y lo habrían ganado Vox, Cs y Unidas Podemos. El partido que mejor evolución muestra en este estudio demoscópico es la formación de Albert Rivera, que lograría un segundo escaño en detrimento del PSOE, en línea con lo apuntado hace una semana, aunque no de manera rotunda, por la macroencuesta del CIS. Dicho todo lo anterior, conviene analizar las encuestas con mucha cautela por el alto número de indecisos. Nada menos que uno de cada tres murcianos aún no tendría decidido su voto. De modo que, habida cuenta de la fragmentación y el estrecho margen entre las formaciones políticas, todavía caben las sorpresas el próximo domingo. En este incierto contexto serán decisivos los dos debates que, mañana y pasado mañana, celebrarán los candidatos a la presidencia del Gobierno en TVE y Antena 3/La Sexta. Es muy probable que el voto indeciso se decante definitivamente tras los cara a cara entre Sánchez, Casado, Rivera e Iglesias. Hace unos días, la victoria del candidato socialista se daba por segura. Sánchez apostó por una campaña plana, centrada básicamente en aprovechar la fragmentación de la derecha y el miedo a Vox. Sin embargo, la torpe gestión del debate electoral le han puesto en el primer serio aprieto. En detrimento de la televisión pública, Sánchez apostó por la oferta de Atresmedia, porque le permitía situar a Vox, PP y Cs en plena confrontación. Pero la Junta Electoral Central frustró los planes porque fuera quedaban fuerzas con representación parlamentaria. Ahora el candidato socialista se ha visto obligado a rectificar y a acudir a dos debates consecutivos que ya no le convienen tanto. Pablo Casado, que llevaba un arranque de campaña errático, ha encontrado una oportunidad para enderezar los tropiezos cometidos en una espiral de desacierto que impregnó de pesimismo a dirigentes populares de la Región. También se abre una oportunidad inesperada para Albert Rivera y Pablo Iglesias, obligados a echar el resto en esta recta final hacia las urnas.

Los debates entre candidatos deberían ser imprescindibles en los procesos electorales democráticos. Permiten confrontar propuestas y proporcionan información suplementaria a los votantes. Desde el punto de vista periodístico, es el mejor colofón a la cobertura informativa de una campaña. Por esa razón, 'La Verdad' ha organizado históricamente uno o varios debates en cada cita con las urnas. Antes de que existieran las televisiones privadas, lo hicimos en el Teatro Romea en 1990. Con el tiempo los retransmitimos por televisión y por 'streaming' a través de laverdad.es. Organizarlos no era nada fácil cuando imperaba el bipartidismo y había que vencer las resistencias de quien llevaba ventaja en las encuestas. Ahora es igualmente complejo porque es necesario poner de acuerdo a muchas formaciones. Dicho eso, en la próxima campaña autonómica lo volveremos a hacer, como hace cuatro años, en colaboración con la Universidad de Murcia. Será en el Paraninfo de La Merced el próximo 14 de mayo. Sin bloques ni preguntas pactadas para evitar un debate encorsetado. Pese a que el modelo genera más incertidumbres a los aspirantes, se asegura así un mayor interés público. Aunque es de aplicación solo para televisiones públicas y privadas, atendiendo al criterio general de la Junta Electoral Central en el caso Atresmedia, que excluyó a Vox por no tener representación parlamentaria, pese al indudable interés periodístico de su presencia, en el debate de 'La Verdad' finalmente estarán los cuatro grupos ya presentes en la Cámara regional: PP, PSOE, Ciudadanos y Unidas Podemos. Son las fuerzas que, junto a Vox, muestran la mayor fortaleza demoscópica de cara a las elecciones autonómicas del próximo 26 de mayo, aunque otras formaciones, como Somos Región e IU, aspiran a lograr presencia en la Asamblea Regional. Nada está escrito. Aún tienen sus opciones. Un solo escaño puede ser determinante. Nunca, desde 1995, habíamos asistido a una disputa tan abierta por la presidencia de la Comunidad.