Homenaje a Ramón Gaya en Roma

Juan Manuel Bonet, Isabel Verdejo y Jesús Gracia, en el Caffè Greco de Roma, el lunes./
Juan Manuel Bonet, Isabel Verdejo y Jesús Gracia, en el Caffè Greco de Roma, el lunes.

El histórico Caffè Greco de la capital italiana expone un retrato original del pintor murciano, cedido por su viuda, Isabel Verdejo

LA VERDADMURCIA

La pintura del artista murciano Ramón Gaya forma parte del histórico Caffè Greco de Roma, una especie de museo rico en arte y recuerdos literarios porque en sus mesas se sentaron personajes como Goethe, Apollinaire, Pasolini, Casanova, Joyce y el propio Gaya.

El director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet, y el embajador de España en Italia, Jesús Gracia, presidieron el pasado lunes un homenaje al pintor español Ramón Gaya en el Antico Caffè Greco de Roma (via Condotti, 86) al que tan vinculado estuvo el artista español durante su estancia en la 'ciudad eterna'.

El acto consistió en la cesión de un retrato original y un texto alusivo que figurarán en las paredes del citado establecimiento histórico romano. La obra, un retrato de la última mujer del cineasta italiano Roberto Rossellini, ha sido cedida por la viuda de Gaya, Isabel Verdejo, presidenta de la Fundación que lleva el nombre del autor y que también estuvo presente en la ceremonia.

El Antico Caffè Greco fue fundado en 1760 por Nicola della Madalena. Es el más antiguo de la capital italiana. A partir del siglo XIX fue lugar de encuentro de intelectuales y artistas, entre ellos los españoles Eduardo Rosales, Casado del Alisal, Mariano Fortuny, Dióscoro Puebla, María Zambrano y Ramón Gaya.

El artista Ramón Gaya (1910-2005), pintor singular y pensador finísimo, residió en Roma entre 1956 y 1960, ciudad donde coincidió con María Zambrano, Elena Croce e Italo Calvino y donde publicó en 1960 'El sentimiento de la pintura', un conjunto de reflexiones sobre el arte. Gaya fue con su pintura un embajador artístico de Murcia en el mundo.

En 1985 el Ministerio de Educación y Cultura le concedió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. En 1989 se hizo una exposición antológica en el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid. En 1990 se inauguró en Murcia el museo dedicado a su obra, ubicado en la plaza de Santa Catalina. En 1997, se le concedió el Premio Nacional de Artes Plásticas y, en 2002, el Premio Velázquez de Artes Plásticas, en su primera edición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos