Poderes especiales para recorrer el camino de baldosas amarillas

Un momento de los ensayos./
Un momento de los ensayos.

El colegio de educación especial Eusebio Martínez de Alcantarilla representa ‘El Maravilloso mundo de Oz’ para conmemorar su 25 aniversario

RAQUEL GONZÁLEZ

Bajo el lema "eres capaz de más de lo que crees", el colegio de educación especial Eusebio Martínez de Alcantarilla representará la obra 'El maravilloso mundo de Oz' en el Teatro Circo de Murcia con motivo de su 25 aniversario este martes, 25 de abril, a las 12.00 horas. La magia del teatro permite romper con todos los prejuicios y miedos. Por esta razón, 33 alumnos, de 3 a 21 años, darán vida a los personajes de esta historia.

El colegio basa su proyecto en la creatividad de cada alumno y para ello les atribuye una serie de poderes a cada uno en función de sus capacidades. Así, los niños recorrerán el camino de baldosas amarillas con sus poderes en busca de El Mágico Mago de Oz. Algunos tienen trastornos de conducta y otros algún tipo de discapacidad física o intelectual, pero todos tienen algo en común: superpoderes. En función de la capacidad de cada uno interpretarán a un personaje u otro. Por ejemplo, el superpoder de Dorothy es la perseverancia de llegar a su casa. «Hemos seleccionado cada personaje dependiendo de sus gustos y preferencias, además de sus cualidades innatas que hemos querido que se vieran resaltadas a través de dichos personajes», señala Verónica Alfonso Ruiz, directora del colegio, quien destaca que sin la gran labor de los familiares de los niños no hubieran podido averiguar cuál es el poder que cada uno tiene.

Estos alumnos desarrollan sus poderes mediante técnicas de relajación, como yoga o meditación. "Cuando me pongo nervioso hago yoga. Cierro los ojos, respiro profundamente y vuelvo a subir al escenario", comenta Roberto Sebastián, de 9 años, que representará un duende en la obra: cantará, bailará, y sobre todo, se divertirá. Al igual que su compañero David Navarro, de 5 años, que será el León cobarde, aunque de cobarde no tiene nada; no hay más que ver las agallas y la valentía que muestra sobre el escenario.

Sus poderes no solo se verán reflejados en escena. También van a elaborar un mural en el colegio en el que aparecerá la foto de cada alumno con su poder, explica Carmen María Ferrer, tutora en el centro.

Nadie se queda sin participar

A los tradicionales personajes de este cuento, como son Dorothy, el Espantapájaros, o El Hombre de Hojalata, se suman los elfos, narradores de la historia, y los duendes, que darán un toque de humor y chispa a la puesta en escena. La organización del evento no puede dejar de lado tampoco a su público, para lo que contará con un intérprete de signos para poder acercar esta historia a las personas con discapacidad auditiva.

Para que esta obra salga perfecta han recorrido el camino de las baldosas de la mano de la compañía teatral de Pepe Ferrer, quien de manera desinteresada les ha ayudado y se ha encargado de la puesta en escena. También, el musical les ha concedido los derechos de autor de la banda sonora de la obra. Además, cuentan con la colaboración de Terrafecundis, los técnicos de sonido y de la empresa de transportes Iberocar, entre otras empresas.

La idea de representar este musical nace hace un año, cuando realizaban el proyecto de final de curso y desde que se planteó no han dejado de ensayar. No son veteranos en el mundo de la interpretación, pero tampoco novatos. En diciembre de 2016, con motivo del Día de la Discapacidad, estrenaron esta historia en el Centro Cultural Infanta Elena y ahora, por primera vez, se subirán sobre un escenario para poner en práctica sus capacidades delante de casi todos los colegios de educación especial de la Región.

Asimismo, están dentro de los 19 centros seleccionados de toda España para participar de forma presencial en el proyecto Escuelas Creativas, que financia la Fundación Telefónica y que toma como referencia la metodología de creatividad e innovación del famoso cocinero Ferrán Adrià.

Hace más de un siglo que Lyman Frank Baum escribió 'El maravilloso mundo de Oz', una historia que no deja de ser eterna porque en Oz, los sueños se hacen realidad.