El coleccionista de espectros

Piezas de Tomy Ceballos en Loft 113./
Piezas de Tomy Ceballos en Loft 113.

Piezas importantes del fotógrafo Tomy Ceballos en Loft 13, un nuevo espacio expositivo en el centro de Murcia

MARA MIRA

La parquedad suele ser característica habitual de los artistas al explicar sus obras. Pero no todos. Con desparpajo narraba propósitos y procesos el fotógrafo Tomy Ceballos (Caravaca de la Cruz, 1959) al curador Alejandro Castellote al describir su praxis creativa en 1991. Ceballos argumentaba: «En mis obras la imagen resultante convoca la imaginación, pidiendo a gritos una imagen más completa y real. Soy un coleccionista de espectros, colecciono su espíritu a través de sus huellas».

Aquella originalidad conceptual aupó a Ceballos como uno de los mejores fotógrafos de España durante dos décadas. La estrategia tenía su mérito. En pleno viraje de la fotografía analógica a la digital, contrario a la corriente dominante, Ceballos rebuscó en el pasado hasta llegar al límite de la experimentación y se topó con Man Ray. Puede parecer increíble, pero pocos artistas habían seguido la estela del norteamericano más osado de las vanguardias históricas. Les recuerdo que estamos hablando de la magia de la fotografía sin cámara, el trabajo con la luz rasante a palo seco que radiografía el alma de las cosas. La acción directa del artista sobre el papel fotográfico y los procesos químicos que lo alteran al ser iluminados con un breve intervalo de tiempo. Dicho esto, entenderán que destaque la importancia de la exposición 'Varios' que, hasta principios de año, puede ser visitada en el espacio Loft 113. Hay piezas importantes de todas las etapas artísticas de este esquivo autor poco difundido últimamente en Murcia. Una pena porque Ceballos es un asiduo en ferias como ARCO y, ahora mismo, su obra no cesa de aparecer en revistas alemanas especializadas en fotografía creativa.

Entre la decoración de las dos salas de Loft 113 encontramos piezas muy celebradas de sus series de fotogramas de objetos (flores, violines, trajes de novia, esqueletos...), junto a otras casi desconocidas para el público murciano. Entre estas últimas destaca su mapa/hoja con el que recrea un árbol sagrado budista y su cosmología de mitos. También ha incluido varias de sus bellísimas cajas de luz de rostros femeninos y, asimismo, podemos admirar su inclusión en la escultura con 'A mi bola' (1999). Esta hipnótica pieza de suelo (una esfera creada por un alambicado mosaico de ruedas) ha sido colgada en el techo de la entrada. Sorprende su disposición en este magnífico espacio que acaba de abrir la fotógrafa y gestora cultural Marian Calero. En él, su directora busca generar una dinámica de eventos culturales poco ensayada hasta ahora en Murcia. A saber. Las piezas de arte se cuelgan en un espacio doméstico -tiene la estructura de una casa-, en clara contraposición a la frialdad del cubo blanco que estatiza las obras en galerías y museos. Calero inicia con ambición su proyecto. En Loft 113 cuelga una magnífica muestra antológica de Tomy Ceballos, que bien pudiera ser parte de la programación de alguno de los espacios institucionales de esta región. La ayuda a la producción debe ser convocada oficialmente de forma clara y resolutiva para que esto ocurra, pues con la opacidad corremos el riesgo de perdernos la obra de autores esquivos al sistema como Ceballos. Mientras la buena gestión llega, les invito a ver 'Varios'. La mayoría son obras clave que quizás hayan visto en los libros de historia de la fotografía española.

 

Fotos

Vídeos