'Brunch' amapola

BELÉN PARDO

El 'brunch', concebido como la fusión del desayuno ('breakfast') y comida ('lunch'), nació en el famoso barrio del Bronx en Nueva York. Hoy en día, ideado para las personas que no madrugan, se celebra principalmente los fines de semana.

En la Región, el restaurante Amapola, en el Hotel Príncipe Felipe de La Manga Club, ofrece una gran propuesta y un toque distinto desde el punto de vista gastronómico para los domingos del año en la Región, convirtiendo este día de asueto en un momento agradable: todo un festín gastronómico en los salones del restaurante y en la terraza jardín, un oasis particular rodeado de fuentes y frondosa vegetación.

Es el 'brunch' más antiguo de la Región, que permanece desde hace 42 años cuando se abrió el primer hotel del complejo turístico. Cada domingo es degustado por más de un centenar de comensales de las distintas nacionalidades con los que cuenta el resort, y que son asiduos a su reserva semanal. Son más de cien las referencias gastronómicas que se pueden encontrar con el toque particular que le ha imprimido el jefe de cocina, el chef Paulo Vaz, asistido por el chef encargado del 'brunch', Juan Meilan, que incorpora productos de temporada tanto en los entrantes como en los distintos platos y postres.

Así, la ruta del 'brunch', con cava incluido, comienza por los espejos de mariscos con las variedades de langostinos, cigalas y mejillones para continuar con tablas de embutidos ibéricos, tablas de quesos, hueva, mojama, tortilla, salmón ahumado, distintos tipos de tomate, pulpo, selecciones de ensaladas, espárragos, rincón de aceitunas, pepinillos, alcachofas, remolacha, variantes y almendras. Continúa con sopas, verduras, salteados, pistos, huevos especialmente a la benedictine, variedades de gazpachería y cremas frías, paella, pasta, patatas, pasando por 'roast beef', cordero, salmón, pescado y pollo con sus guarniciones respectivas, y todas las demandas de los clientes hasta los rincones más asiáticos con auténtico sushi, tiraditos y cebiches variados.

Para los momentos más dulces, toman protagonismo las frutas más variadas, bizcochos, fresas con chocolate, delicias de pastelería y tartas de repostería casera, que completan la cúpula central. Participar en este 'brunch' es todo un espectáculo para los sentidos que no deja indiferente y que fomenta no solo la cocina murciana, sino el turismo, una riqueza que tenemos que aprovechar a través de la gastronomía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos