Fabuloso 'Don Quijote'

Un momento de la actuación de 'Don Quijote'. /
Un momento de la actuación de 'Don Quijote'.

La apuesta de José Carlos Martínez está resultando un éxito

MARGARITA MUÑOZ ZIELINSKI

Cuando el bailarín, coreógrafo y maestro de ballet francés Marius Petipa regresó a San Petersburgo en 1847, en su extensa carrera de sesenta años al servicio de los Teatros Imperiales pondría en escena incontables ballets en los que, aparte de la técnica de escuela francesa, creó una fórmula en la que insertaba oportunamente las llamadas danzas de carácter, construidas a partir de sus conocimientos de folclore que, como el fandango, había aprendido en su estancia como bailarín en nuestro país. De estos ballets, 'Don Quijote', estrenado en 1869, ha sido y es una de las obras que resulta más atractiva para los escenarios de todo el mundo y su reposición hace de ella una obra fresca y para nada caduca. Ahora, nuestra CND con José Carlos Martínez al frente, ha creado una nueva versión en la que, de forma parecida a Petipa, a la formación clásica de escuela francesa como bailarín estrella de la Ópera de París ha añadido un toque español que, con la colaboración de Mayte Chico para el 'Bolero' y 'Fandango', resulta auténtico y renovador, alejado del enfoque acartonado que hemos podido ver a menudo en otros Quijotes. La apuesta de José Carlos Martínez desde su estreno el pasado diciembre en Madrid está resultando un éxito. La Compañía ha podido superar las dificultades de necesidades básicas de un cuerpo de baile clásico y figuras de primera categoría que se alternan en las diferentes funciones, trabajando pasos a dos obligados con fluidez y armonía. Un entusiasmo y ganas de dar lo mejor, uniformidad y buena distribución en las variaciones de cuerpo de baile, escenografía que imprime el ambiente del capítulo de la obra cervantina, trabajo de puntas muy bueno y sin miedo a retos de la temida cuesta del escenario del Romea, equilibrios superados que iban provocando emociones entre el público, con un primer acto colorista y divertido, un segundo de pura escuela, sueño del Quijote adornado con una dulce Cupido -encantadora María Muñoz- y un tercero tan brillante como los anteriores en el que ya el público estaba que no cabía ante tanta perfección. Y como colofón, el conocido paso a dos final, coda y 'fouettés' perfectos, ejemplo de dominio de la pareja protagonista, Kitri -Cristina Casa como bailarina invitada- y Basilio -Anthony Pina-, con una elegante interpretación, rodeados de toque español puro. El largo aplauso, subida y bajada de telón tres o cuatro veces, y la reclamada presencia de José Carlos en el escenario, recibiendo el merecido reconocimiento de su tan buena labor como director y coreógrafo, daría por finalizada la primera de las dos noches en las que 'Don Quijote Martínez' volvió a demostrar su enorme capacidad artística y el triunfo en su lucha contra los gigantes.

 

Fotos

Vídeos