Móviles, coches y centrales eléctricas son susceptibles de ser atacados por internet

B. ROBERT MADRID

Cada nuevo dispositivo conectado a internet abre una puerta a que un delincuente lo use en su propio beneficio. A que robe sus datos, modifique su funcionamiento o lo estropee por diversión o negocio. El objetivo favorito ya no es el ordenador, sino el teléfono móvil. Son más y están menos protegidos. Pero a la lista pueden sumarse la última generación de coches con conectividad y muchas infraestructuras críticas como las centrales eléctricas. Estar conectado, hoy, significa ser una víctima potencial.

Para discutir y conocer algunas de las últimas amenazas de la seguridad digital, Madrid acogerá a finales de abril el congreso Mundo Hacker Day 2016, un evento que reúne a expertos y profesionales del gremio. Durante el anuncio, Enrique Serrano, analista en una multinacional, mostró una aplicación móvil diseñada por él que puede robar nombres de usuario y contraseña con facilidad. El error que aprovecha, reconoce, puede afectar a cientos de millones de teléfonos móviles. «Igual no soy yo el primero que lo encuentra», ha afirmado.

Las nuevas tecnologías son tan recientes que aún falta mucha cultura digital. «Nunca pasearíamos por una calle oscura con todos nuestros ahorros en el bolsillo, pero vamos con el móvil, que igual puede acceder a ellos», explicó Mario García, director de Checkpoint, una de las empresas patrocinadoras. García explicó que su empresa logró, durante una auditoría, demostrar que podían alterar el funcionamiento de una central hidroeléctrica sin que saltasen las alarmas. «Y mover la barrera más metros de los previstos. Algo que podría tener un impacto económico brutal», afirmó.

Contraseñas vulnerables

Al congreso Mundo Hacker Day acudirán ponentes internacionales de prestigio. Entre otros, Thomas d'Otreppe, creador del software más conocido para descubrir las contraseñas de las redes inalámbricas. Un programa destinado a hacer auditorías pero que a menudo se ha utilizado con propósitos maliciosos.

También acudirá Jaime Andrés, un hacker colombiano que presentará una investigación con la que ha conseguido controlar coches ajenos a través de internet. «Es espectacular», explicó Antonio Ramos, presentador del evento. «Puede parar el motor de un coche a 200 kilómetros de distancia, con el peligro para las personas que eso puede suponer». Para colmo, aseguró Ramos, el informático colombiano alertó a la empresa responsable del vehículo pero nunca le respondieron.

 

Fotos

Vídeos