«La única arma que tiene el pueblo es la protesta pacífica con su cuerpo»

La creadora belga Khristine Gillard, junto a su instalación en el Puertas de Castilla. /
La creadora belga Khristine Gillard, junto a su instalación en el Puertas de Castilla.

El IBAFF inicia hoy un ciclo sobre Khristine Gillard, premio 'En construcción' del festival y autora de la instalación que mañana abre el Puertas de Castilla

ROSA MARTÍNEZ

Entrar en la Caja Negra del Centro Puertas de Castilla de Murcia es adentrarse, admite la creadora belga Khristine Gillard (Bruselas, 1972), «en mi cabeza». Sumergirse en las ideas y las imágenes que le acompañan desde hace poco más de año y medio, cuando comenzó a dar forma al proyecto que, bajo el título 'Tracé. A man who walks makes the hidden visible' ('Rastro. Un hombre que camina hace visible lo oculto'), mañana inaugura en el centro murciano dentro de la programación del Ibn Arabi Film Festival (IBAFF).

Instalación. 'Tracé. A man who walks makes the hidden visible', de Kristine Gillard. Centro Cultural Puertas de Castilla. Murcia. Desde mañana hasta el 29 de abril.

Proyecciones. Desde hoy y hasta el viernes se visionarán las películas 'Cochihza', 'Miramen' y 'Des hommes' de Gillard, a partir de las 21.00 horas, en el Centro Puertas de Castilla. Entrada libre.

Gillard es la artista galardonada con el premio 'En construcción' que este año ha entregado por primera vez el certamen cinematográfico, y su trabajo, una producción becada con 3.000 euros y pensada específicamente para su muestra en el Puertas de Castilla, donde se exhibirá hasta el próximo 29 de abril. En ella Gillard lleva su cámara hasta las regiones del sur de Nicaragua. Lo hace en busca de testimonios, historias y vivencias personales, y con el objetivo de retratar la protesta, «pacífica», señala la creadora, del pueblo nicaragüense contra la construcción del futuro canal que unirá los océanos Atlántico y Pacífico atravensando su territorio. No trata, advierte al espectador, de «explicar, informar u opinar» sobre este proyecto; su intención es «trasladar al visitante los sentimientos e inquietudes» de quienes habitan esta zona: sus miedos, sus preocupaciones y su lucha por conservar su medio de vida.

En la muestra, una instalación de vídeo y sonido, ocho altavoces reproducen de forma simultánea los sonidos de la naturaleza, la voz del pueblo, el ruido de los pasos de una marcha... A la vez, dos proyectores reflejan sobre la pared manifestaciones de campesinos, científicos, estudiantes y ecologistas «pidiendo transparencia». «Cuando entras en la sala, sientes lo que está pasando allí», declara Gillard. Su trabajo, insiste, es solo un retrato rodado en super 8 y 16 mm, una voz más de la realidad que viven miles de familias al otro lado del océano, cuyas casas, propiedades y tierras de cultivo se ven hoy amenazadas por la construcción del canal.

Interesada en abordar la relación del hombre con el territorio, Gillard viajó por primera vez a Nicaragua hace tres años. Entonces rodó 'Cochihza', película que hoy se proyectará en el Puertas de Castilla dentro del ciclo que el festival dedica hasta el viernes a la creadora belga con la proyección de tres de sus trabajos -a 'Cochihza', nombre de uno de los volcanes más activos de Nicaragua, se suman 'Miramen' y 'Des hommes', mañana y el viernes-. Precisamente, el rodaje de este documental fue el que dio pie a la instalación que ahora presenta Gillard en el Puertas de Castilla comisariada por la francesa Lucille Camel. El trabajo es una primera muestra de una película que la artista tiene previsto alimentar con nuevos testimonios e imágenes, con «voces y cuerpos en movimiento».

'Tracé...', dice la creadora, también jurado en esta séptima edición del IBAFF junto a Abraham Hurtado, Pedro Ortuño, Gonzalo Ballester, Valentine Siboni y Kevin Senant, es una forma de «mostrar cómo viven las gentes de un territorio, su vínculo con la naturaleza y con el lugar en el que residen», mucho más intenso, dice Gillard, que el que existe en Europa, «aunque ahora hay mucha gente que regresa a la tierra», afirma. Su trabajo es también, señala, una invitación a reflexionar; «cómo las decisiones de unos pocos afectan a la vida de muchas personas», y cómo «la única arma que tiene el pueblo es la marcha, la protesta pacífica con su propio cuerpo».

El paisaje como territorio, no como «una postal», es el tema que centra la obra de Gillard, fundadora junto a Sébastien Koeppel del laboratorio de procesamiento e investigación en el cine Labo Bxl, en Bruselas, y es la transformación del medio lo que ahora vuelca en su instalación. En Murcia, Gillard estará hasta el próximo día 12: «Estoy encantada -dice- de que me hayan invitado al fesival, tiene un programa muy denso y muy interesante», concluye.

 

Fotos

Vídeos