La ciudad 'crece' en el móvil

El público asistente, ayer, a la segunda edición del congreso Conect@2, celebrado en el salón de actos del Archivo General de la Región. /
El público asistente, ayer, a la segunda edición del congreso Conect@2, celebrado en el salón de actos del Archivo General de la Región.

La II edición de Conect@2 descubre las posibilidades de las 'smart cities' y plantea los desafíos del mundo digital. Diecisiete expertos en nuevas tecnologías, consultores y directores de empresa ofrecen claves acerca del futuro de la Red y el uso de internet

ROSA MARTÍNEZ

Que un contenedor ubicado en una céntrica calle de cualquier población pueda ofrecer datos acerca de su capacidad en tiempo real o que el usuario de una 'app' móvil consiga obtener información acerca de la temperatura del agua de las playas del Mar Menor no es una ilusión remota, sino parte de las posibilidades futuras y presentes que ya ofrece la tecnología y que pasarán a formar parte de nuestra vida cotidiana de la misma forma que hoy se realizan compras a través del móvil o se envía un mensaje de texto. Las herramientas están ahí y crecen cada día, el desafío ahora es saber gestionarlas.

Cómo hacerlo fue una de las cuestiones planteadas ayer en el Congreso Conect@2 que, organizado por 'La Verdad' con el patrocinio de BBVA, Repsol, Vodafone y Visualtis, celebró ayer en el Archivo General de la Región de Murcia su segunda edición. Dividido en cinco bloques temáticos ('Economía y negocio digital', 'Smart cities', 'Comunicación y marketing 3.0', 'Privacidad y seguridad en la Red' y 'Cultura y social media'), el evento -que también contó con la colaboración del Ayuntamiento de Murcia, la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), la Universidad de Murcia (UMU), Seditel y Energy Sistem- arrancó con la intervención del director de 'La Verdad', Alberto Aguirre de Cárcer, quien recordó que las posibilidades que ofrece la Red «son ilimitadas para quienes sepan aprovecharlas». En este sentido, destacó que 'La Verdad' ha sabido adaptarse «desde el primer momento» a la realidad digital, y subrayó el papel de los diarios tradicionales presentes también en internet en la vida pública. Sin ellos, dijo, esta «es ininteligible».

La jornada, que se pudo seguir en directo a través de laverdad.es, dio comienzo con un análisis del comercio electrónico y cómo la Red ha cambiado la forma en la que se realizan las transacciones comerciales; un cambio que obliga también a las empresas a replantear su relación con los clientes. Lo defendió Alberto Charro, encargado de abrir el debate. El director de la territorial Este de BBVA fue claro: «O estás dentro de este mundo o estás fuera, y si estás fuera, estás muerto». Charro abogó por la tecnología pero también el capital humano que hay detrás de ella y animó a los presentes -profesores, periodistas, empresarios, abogados, etc.- a mejorar: «Si no nos hacemos la competencia a nosotros mismos, nos la harán otros, y dolerá más».

Y prueba de ello son las empresas que, recordó el director de Barrabés Industry, una consultora surgida a raíz del éxito empresarial de un local de venta de material de montaña, Jorge López Ramón y Cajal, han surgido a partir de la digitalización, controlando, aseguró, «la relación directa con el consumidor final». No será el único cambio: «Estamos -dijo- en la tercera revolución industrial y el modelo de cómo se fabrica, quién lo hace y dónde va a sufrir una transformación como ya han sufrido otros sectores». El objetivo es, y en esto coincideron todos los ponentes de este apartado económico y digital, la cercanía con el cliente; y en este sentido, «el futuro del marketing de proximidad, defendió Ángel J. Torrecillas, CEO de la empresa murciana Visualtis, es el 'big data'».

El bloque destinado al negocio electrónico lo cerró Paula Ripoll, 'Online' Marketing Manager en Energy Sistem. Ella fue la que dio las diez pautas necesarias para llegar al público y posicionar los productos de forma eficaz. Entre la lista de acciones que detalló durante su presentación, incluyó la definición del 'target', la concreción de objetivos «medibles y alcanzables», la velocidad de carga de las webs -los usuarios, aseguró, «ya no tenemos paciencia»- y el cuidado de los detalles para fidelizar clientes.

Los nuevos núcleos urbanos

Sin perder de vista las posibilidades que ofrece la Red, la jornada pasó a dibujar el futuro de las ciudades, y en concreto de las ciudades inteligentes o smart cities, un tarea que inició el gerente de Administración Pública de Vodafone en Murcia, Comunidad Valenciana y Baleares, Antonio Álvarez. Fue, precisamente, Álvarez quien puso como ejemplo de la conectividad de los núcleos urbanos la información en tiempo real que, a través de una aplicación móvil, ofrece un contenedor de basura de Gijón sobre su nivel de capacidad para que pueda ser recogido por la empresa encargada. «En cinco años, más de diez millones de personas van a ser nativos digitales totalmente conectados. Esto -aseguró- va a transformar el modelo actual de servicios públicos».

El dibujo de la ciudad inteligente a la que avanzan las poblaciones lo continuó Fernando Cerdán, quien destacó que el objetivo de esta tecnología es «mejorar la vida de los ciudadanos». Una idea que también recogió Francisco Abril, director general de Simplificación de la Actividad Empresarial y Economía Digital de la Región, quien además presentó el 'Smart Menor', un proyecto en desarrollo para conectar la laguna salada a través de sensores submarinos y en las playas que puedan aportar información útil para la conservación de su ecosistema, pero también para turistas y vecinos, que podrán conocer desde sus dispostivos electrónicos parámetros tan diferentes como la temperatura del agua, la afluencia de turistas o la velocidad y dirección del viento. El proyecto, extensible a otras zonas de costa de la Región, se complementaría con la instalación de wifi en las playas murcianas.

No es el único caso de 'smart city' en la Región. Antonio Fernando Skarmeta, director de la Oficina de Proyectos Internacionales de Investigación de la UMU, puso como ejemplo el campus universitario, donde la aplicación de esta tecnología ha permitido reducir el gasto energético en un 23%, aseguró.