Isidoro Valcárcel Medina, Premio Velázquez 2015

Isidoro Valcárcel Medina./
Isidoro Valcárcel Medina.

El artista conceptual murciano recibe este galardón, equivalente al Premio Cervantes en literatura, por «su sólida y coherente trayectoria y su sobresaliente aportación al arte desde el compromiso ético, político y social»

EUROPA PRESS / EFEMURCIA

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, ha distinguido a Isidoro Valcárcel Medina con el Premio Velázquez de las Artes Plásticas 2015. El artista conceptual fue galardonado en mayo de este año con el Premio Los Mejores de 'La Verdad'.

El director general de Bellas Artes y Bienes Culturales y Archivos y Bibliotecas, Miguel Ángel Recio, en calidad de presidente del jurado, ha sido el encargado de anunciar el nombre del premiado.

VÍDEO

Este galardón, que concede anualmente este Ministerio, está dotado con 100.000 euros. Tal y como ha indicado Recio, el jurado ha decidido por mayoría y tras una larga deliberación otorgar este premio por «por una sólida y coherente trayectoria de medio siglo, por la sobresaliente aportación al arte desde el compromiso ético, político y social, habiéndose convertido en un referente crítico en la escena artística contemporánea internacional».

«Estoy muy contento»

El artista murciano asegura que se siente muy contento con el premio. «Me he alegrado mucho, no tengo nada en contra, al contrario», ha subrayado este pionero del arte conceptual y uno de las voces más singulares y alternativas de este país.

Y es que para Isidoro Válcarcel la crítica es fundamental en la creación, es algo connatural con el arte. «No se puede no criticar el 'statu quo' en la creación», dice.

Premio Nacional de Artes Plásticas 2007, Isidoro Valcárcel Medina es uno de los artistas que siempre ha estado al margen de la ortodoxia, en la otra orilla, aunque asegura que él siempre está en el mismo sitio. «Yo no cambio, las orillas sí cambian y los límites, que son impredecibles, son los que cambian», sostiene.

El artista, que presentó hace unos meses en el Musac, en León, el proyecto 'De ayer a hoy', considera que «hoy se ha subido mucha gente al carro en el arte, no solo en el arte conceptual, sino a cualquier cosa; a mí me molesta el que pinta mal, no el que haga realismo o cualquier otro género, sino el que lo hace mal y quiere estar ahí».

El creador murciano, que estudió Arquitectura y Bellas Artes y que es símbolo del arte conceptual, considera que «todo arte es concepto».

«Si no hay concepto, no hay arte. Luego se manifiesta de diferentes formas o conceptos. El concepto tiene que estar incluido en la obra de arte, no creo en la novedad en las artes. La obra más conceptual es 'Las Meninas'», subraya.

El Premio Velázquez, que comenzó en la pintura, de donde pasó de la abstracción al constructivismo para ir hacia la simplificación y el minimalismo, afirma que es la poesía la que alimenta todo su trabajo. «O al menos eso es lo que quiero, que estuviera en todo», reconoce este creador que dice que «la poesía está cuando escribe como cuando hace cálculos matemáticos».

«Nadie puede decir que se pueda prescindir de la escritura; es por donde se empezó todo, con el encuentro con el lenguaje», concluye.

Gaya, el primer Premio Velázquez

El primero en recibir este galardón, equivalente al Premio Cervantes en literatura, fue el pintor y escritor murciano Ramón Gaya en 2002, a quien le siguió en 2003 el pintor y escultor Antonio Tapies. Un año más tarde, el premio fue a parar a manos del pintor, grabador y escultor español Pablo Palazuelo.

Éste es el tercer año consecutivo que se otorga el Premio Velázquez a un artista español, después de que Jaume Plensa fuera galardonado en 2013 y Esther Ferrer lo recibiera en 2014. En este sentido, el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales y Archivos y Bibliotecas, ha señalado que «las bases de este premio indican que puede recaer en un artista iberoamericano», por lo que la nacionalidad no es un requisito indispensable, y ha indicado que uno de los aspectos que se han tenido en cuenta ha sido su «repercusión» en el conjunto de países iberoamericanos.

Esther Ferrer, galardonada con este premio en 2014, ha señalado en declaraciones a los medios que «el jurado ha discutido mucho y la deliberación ha sido un proceso duro porque todos eran artistas que lo merecían». Según ha relatado, «algunos de ellos han sido nominados muy rápidamente por razones obvias».

«Al final creo que ha sido justo y merecido, con el trabajo que ha realizado no solo en relación al arte sino a la sociedad», ha señalado en referencia a la obra de Valcárcel Medina, cuyo trabajo es para Ferrer «de una coherencia increíble». «Yo considero que todo su trabajo es como una obra de arte. Es su posición lo que forma una obra de arte y se nota porque tiene una influencia evidente en generaciones posteriores, y eso quiere decir mucho», ha resaltado.

Referente del arte conceptual

Isidoro Valcárcel Medina (Murcia, 1937) cursó estudios de Arquitectura y Bellas Artes en Madrid y está considerado uno de los artistas más representativos del llamado arte conceptual. Desde su primera exposición en 1962, donde partió de una abstracción que tendía hacia lo elemental, pronto evolucionó hacia estructuras constructivas caracterizadas por su simplicidad formal.

El tiempo y el espacio son factores presentes en el primer periodo, como demuestran obras como 'Pinturas secuenciales' (1962), y la serie 'Armarios' (1964-1967). Más tarde, su trabajo se encaminó hacia la simplificación de las estructuras, como demuestran las Secuencias en el Círculo Artístico de Sant Lluc en abril del 68, o las del año siguiente en la Casa del Siglo XV de Segovia.

De la denominada por el propio artista como «pintura habitable» pasó a la construcción de lugares, a través de la práctica de environments, performances y la ejecución de instalaciones. Tras su etapa pictórica, se abrió un segundo periodo que se inicia con la intervención de grandes dimensiones en el espacio urbano: Estructuras tubulares.

Valcárcel inició un ciclo de obras orientadas a describir los diversos movimientos y espacios de la ciudad. Así, obras como 'Relojes' (1973) y 'Motores' (1973), a través de fotografías y registros sonoros, respectivamente.

A finales de la década de los setenta la obra se emparenta con la intervención poética y la acción postal y a partir de los años ochenta se aproxima a la arquitectura, implicándose en las realidades que se derivan, por ejemplo, de la creación de un pantano o del movimiento okupa.

Transformación de la conciencia de la percepción

Su obra ha ido evolucionando desde propuestas objetuales susceptibles de llegar a ser mercancías artísticas hasta una desmaterialización que favorece la aparición de una actitud que transforma la conciencia de la percepción no tanto en obra de arte sino en experiencia de arte, lo que le permite relacionar la vida con el arte, y el arte con una reflexión crítica y provocadora de la realidad.

En el año 2003 realiza su exposición 'Ir y venir de Valcárcel Medina' en Barcelona, Murcia y Granada, una invitación del artista a transitar por toda su producción. Ha intervenido en galerías como Fúcares (Madrid), Espacio Mínimo (Murcia), T20 (Murcia) o la Caja Negra (Madrid). Recientemente ha realizado piezas específicas con el MACBA y en las salas Koldo Mitxelena.

El jurado, presidido por Miguel Ángel Recio, director general de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas, ha estado compuesto por Esther Ferrer Ruiz, Premio Velázquez de las Artes Plásticas 2014; Bart de Baere, director del Museo de Arte Contemporáneo de Amberes (MHKA), designado por la Asociación de Directores de Arte Contemporáneo de España (ADACE); Iwona Blazwick, directora de Whitechapel Gallery de Londres, designada por la Asociación de Directores de Arte Contemporáneo de España (ADACE); Suzanne Cotter, directora del Museo Serralves de Oporto, designada por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Asimismo, ha estado formado también por Marta Gili Rosique, directora del Jeu de Paume de París, designada por el Instituto de Arte Contemporáneo (IAC); José Lebrero Stals, director artístico del Museo Picasso de Málaga, designado por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando; Isidro López-Aparicio Pérez, artista y presidente de la Unión de Asociaciones de Artistas Visuales (UAAV), designado por la Unión de Asociaciones de Artistas Visuales (UAAV); Alberto Martín Expósito, comisario y crítico de arte, designado por el Instituto de Arte Contemporáneo (IAC); Ha actuado como secretaria, Begoña Torres, subdirectora general de Promoción de las Bellas Artes.