Políticos y empresarios murcianos siguen el consejo del poeta italiano Pietro Aretino, «la muerte es la cocinera de los platos refinados, la vida, la de los platos sencillos», a la vista de sus gustos culinarios, más bien sencillos.

Así, el arroz, el pescado, los dulces y el vino de la Región son las preferencias de los altos cargos regionales y empresariales.

Al presidente autonómico, Alberto Garre, le gustan el cocido y el arroz con magra sin descartar un frito de tomate y pimiento. Para el postre, leche frita o tocino de cielo.

Francisco Celdrán, presidente del Parlamento autonómico, también opta por el cocido, el pescado y la fruta.

Rafael González Tovar, jefe de la oposición, degusta arroces y platos huertanos, en los que predomina la cuchara, en especial arroz y habichuelas. También fruta variada y no elude los dulces, incluido el arroz con leche.

A Begoña García Retegui le chiflan la olla gitana, arroz y habichuelas, guiso de trigo, el pescado y los dulces.

Al delegado del Gobierno, Joaquín Bascuñana, le encanta el pesado de roca: el gallopedro, guisos tradicionales como el arroz con habas y la olla gitana, fruta siempre, sobre todo brevas y melocotones en su temporada.

Miguel Ángel Cámara, alcalde de Murcia, es asiduo a cualquier tipo de arroz: verdura, a banda, caldero y costra, así como a los garbanzos en salsa. Melón, melocotón y helados de vainilla o chocolate y el tocino de cielo, para postre.

El arroz con marisco o a la piedra es el plato favorito del consejero de Fomento, Manuel Campos, así como la merluza o rodaballo y siempre fruta.

Pedro Antonio Sánchez, consejero de Educación, se decanta por el arroz y por el típico guiso de trigo de Domingo de Resurrección de Puerto Lumbreras, la carne de cordero y el atún. El helado de turrón y el de chocolate o fruta, de postre. El titular de Industria, Juan Carlos Ruiz, también se decide por el arroz, o el caldero, los guisos tradicionales, el pescado y la fruta.

De estos platos también es partidario el presidente de la Cámara de Comercio de Murcia, Pedro García Balibrea, para quien el arroz es un plato insustituible en su mesa. Prefiere el pescado a la plancha, aunque de vez en cuando propicia unas buenas chuletas a la brasa en familia. De postre, dulce de chocolate.

Resulta fácil agradar a nuestros políticos en nuestra mesa o convocarlos a una reunión gastronómica con un económico menú del día.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos