Cuatro medidas que impuso la oposición para sanear el Mar Menor son «inviables»

El consejero Del Amor reunió ayer a colectivos implicados y a los partidos para proponer alternativas y modificar una ley que excede la norma estatal y europea

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Cuatro artículos de la polémica ley de medidas urgentes para sanear el Mar Menor, que fue aprobada hace unos meses en la Asamblea Regional con las enmiendas que introdujo la oposición, tienen problemas de aplicación sobre el terreno, según puso ayer tarde de manifiesto el equipo técnico de la Consejería de Agricultura y Agua. Se van a estudiar alternativas que, en cualquier caso, necesitarán de una reforma legislativa o de una ley de Acompañamiento en el Parlamento regional, según explicó el consejero Miguel Ángel del Amor. Algunas medidas sobrepasan la normativa nacional y comunitaria.

Este reunió a dirigentes de las comunidades de regantes, organizaciones agrarias, colegios profesionales y representantes políticos del PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos en una mesa de trabajo, «para determinar la viabilidad técnica» de las enmiendas que se presentaron a la ley de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad en el entorno del Mar Menor. El consejero Miguel Ángel del Amor, que estuvo acompañado por el director general de Medio Ambiente y Mar Menor, Antonio Luengo, trasladó a todos los convocados «la imposibilidad de ejecutar cuatro artículos de la citada ley y les emplazó a buscar entre todos posibles alternativas para hacer viables» dichos preceptos.

IMPOSIBLE DE EJECUTAR

Artículo 7
Prohibición de apilar estiércol temporalmente.
Artículo 8
Restitución de condiciones originales fuera de los perímetros regables.
Artículo 14
Prohibir el uso de fertilizantes de alta solubilidad y potencialmente contaminantes.
Artículo 17
Estudio de impacto ambiental previo para los vertidos de aguas pluviales.

Del Amor dejó claro que «desde que se aprobó la ley, se han llevado a cabo labores de inspección, de control y de desarrollo de cada uno de los artículos que han evidenciado la imposibilidad de aplicar esta norma». Los cuatro artículos en cuestión corresponden a otras tantas enmiendas que se introdujeron en el debate parlamentario, para los cuales se han propuesto alternativas que serán estudiadas ahora por los representantes políticos.

Estiércol y aguas pluviales

El primero se refiere a la prohibición de apilamiento temporal de estiércol, lo cual va en contra del fomento de la agricultura ecológica, según explicó el consejero. La dificultad técnica no obstante estriba en un informe de la Dirección General de Sanidad de la Producción Agraria, según el cual la ley autonómica en este caso «va más allá de la normativa comunitaria y nacional». La misma dificultad estriba en la restitución de condiciones originales de la superficie fuera del perímetro regable legal, que choca con los expedientes en trámite de regularización.

Asimismo, la prohibición del uso de fertilizantes de solubilidad alta y potencialmente contaminantes no es aplicable porque no existe a nivel europeo y nacional una clasificación semejante, según informó el Ministerio. Por último, los vertidos de aguas pluviales estarían sometidos a estudios de impacto previo si se utilizan colectores o conducciones de desagüe, lo cual se considera excesivo para unas emisiones con «bajísimo impacto ambiental» y ello ralentizaría numerosos proyectos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos