Croem y Podemos acercan posturas pese a las diferencias con la ley de aceleración

Óscar Urralburu y José María Albarracín, en el centro, antes de la reunión. /G. CARRIÓN / AGM
Óscar Urralburu y José María Albarracín, en el centro, antes de la reunión. / G. CARRIÓN / AGM

Albarracín abre con Urralburu una etapa de diálogo, en la que se dan coincidencias en materia de infraestructuras y también en que es la hora de mejorar los salarios

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉN

Las diferencias no impedirán el diálogo. Una nueva etapa de interlocución se inauguró este miércoles entre la patronal murciana y Podemos. El secretario general de la formación morada en la Región, Óscar Urralburu, mantuvo un encuentro de trabajo con el presidente de la Confederación Regional de Organizaciones Empresariales (Croem), José María Albarracín, en el que compartieron sus respectivos análisis y acercaron posturas sobre distintas cuestiones de interés, sobre todo, en materia de infraestructuras y en la necesidad de dar un salto en el terreno salarial. Aunque ambos escenificaron sus claras diferencias con respecto a Ley de Aceleración Empresarial y a la Agencia Regional del Clima y el Medio Ambiente (ARCA).

Y aunque hubo coincidencia en la necesidad de agilizar y tutelar a las empresas en los tramites ambientales, no ocurre lo mismo con la forma en que se ha planteado, tal y como dejaron claro en su comparecencia conjunta antes los medios tras la reunión durante más de una hora.

Control medioambiental

Urralburu quiso dejar claro que la citada agencia es «una muy mala noticia para todo el patrimonio natural de la Región, puesto que lo pone en peligro», ya que, en su opinión, junto con la Ley de Aceleración, «es una forma de dar carta blanca a todas aquellas empresas que se saltan los controles medioambientales». Incluso, hizo hincapié, amparándose en el análisis de los propios servicio jurídicos de la Cámara autonómica, en que «podría ser una amnistía para los que no respetan la ley ni piensan en que debemos armonizar el medio ambiente, los intereses empresariales y el urbanismo».

En su opinión, «son las instituciones públicas las que deben garantizar que se cumplen las directivas europeas», a la vez que aseguró que «una cuarta parte de los 45 municipios tienen sus planes urbanos tumbados y cuentan con numerosos polígonos industriales y empresas sin licencias de uso y de actividad».

Sin embargo, Albarracín lo ve de forma muy diferente, ya que dicha ley «es necesaria, al igual que contar con un ente público, llámese como sea, que pueda facilitar seguridad jurídica a los empresarios». De hecho, esgrimió que el secretario general de Podemos «me ha hecho saber que la idea le gusta pero no la forma en que se ha desarrollado y alcanzado el acuerdo para aprobarla». Eso sí, añadió que «siempre hemos apostado porque los funcionarios sigan dentro de este nuevo ente, y bajo ningún concepto hemos pedido ni solicitado que eso no fuese así».

Por su parte, el portavoz parlamentario del partido morado criticó expresamente la disposición adicional primera de la citada ley que, según él, habilita la posibilidad de que cualquier consistorio pueda otorgar licencias provisionales de uso. Además, concluyó indicando que «presentaremos una enmienda a la totalidad» para hacer frente a ambas iniciativas del Gobierno regional, ya que «el PP prefiere defender a los malos empresarios, antes que a la Región en su totalidad», así que «confrontaremos con ellos desde la Asamblea Regional».

En lo que sí hubo coincidencia de argumentos fue en la necesidad de la mejora de las infraestructuras, como el tercer carril de la A-7, el Corredor Mediterráneo y los arcos Norte y Noroeste de Murcia. Y Podemos así lo trasladará a sus compañeros del Congreso de los Diputados y de la confederal del partido.

Patronal y sindicatos se citan la próxima semana para hablar de los convenios

Croem confirmó también que intentará promover «la aceleración para desbloquear los convenios colectivos que queden pendientes en la Región, y que afectan a un número elevado de trabajadores, sobre todo en sectores clave de la economía regional». De hecho, está previsto que la próxima semana, patronal y sindicatos se reúnan para que este compromiso sea una «realidad», anticipó José María Albarracín.

El líder de Podemos, Óscar Urralburu, le pidió durante su encuentro que ayudase a impulsar la actualización de la negociación colectiva. Con todo, el dirigente de la patronal precisó que la subida del 22,3% planteada por el Gobierno debe hacerse de una forma gradual, basándose en el acuerdo nacional de los agentes sociales, para que el nuevo Salario Mínimo Interprofesional no afecte a la creación de empresas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos