El consumo de productos caducados aumenta y alcanza a casi seis de cada diez hogares

Fernando Vélez, Juana Pérez, Francisco Abril, Clara Medina y Ana Belén Martínez, ayer, en el CES. / V. VICÉNS
Fernando Vélez, Juana Pérez, Francisco Abril, Clara Medina y Ana Belén Martínez, ayer, en el CES. / V. VICÉNS

Thader alerta del peligro de esta práctica en la Región, agravada con la crisis, según revela la última encuesta de hábitos

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉN

«Hay que incidir más en el consumidor para que tome conciencia del peligro que tiene tomar un producto con la fecha pasada». Así lo advirtió ayer la presidenta de la Federación Murciana de Asociaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios, ThaderConsumo, Juana Pérez, en la presentación de los resultados regionales del informe sobre hábitos de consumo 2018. Y es que en el 57% de los hogares de la Región se consumen productos de alimentación caducados, según revela una encuesta realizada a nivel nacional por la Mesa de Participación (MPAC), que integra a diferentes colectivos de consumidores y a la empresa Mercadona.

Además, no se tiene en cuenta el peligro que supone esta práctica de riesgo para el organismo de las personas. En la comparativa con hace 4 años se constata un incremento de seis puntos con dicha tasa. Una circunstancia que, en palabras de Pérez, se vincula claramente con la época de crisis que viven muchas familias, «al tener que ajustar más su presupuesto de gasto». A ello se añade la desinformación con la creencia de que «por unos días no pasa nada», advierte.

Y es que como se deja claro en el informe, solo el 25% asegura que no consume con la fecha caducada porque les da miedo que les siente mal. Del mismo modo, aumentan hasta el 72% los que ingieren productos con fecha preferente -que son aquellos con pérdida de calidad (por ejemplo, se ponen rancios)-, pero que podrían consumirse sin riegos para la salud. Algo que, en cualquier caso, califican de «alarmante» porque «muestran que la población no está suficientemente concienciada». No obstante, el director general de Comercio, Francisco Abril, que asistió a la presentación, insistió en «huir de la psicosis».

Y aunque la mitad de los encuestados (51%) consideran que están bien informados en materia de alimentación, dato que no varía respecto a 2017, sin embargo, esto no se traduce en un mayor conocimiento de los alimentos o en la posesión de información útil en la toma de decisiones de consumo -según las respuestas obtenidas en los 140 hogares de la Región consultados, sobre 3.100 en el conjunto de España-.

Otros datos relevantes son que el 90% han cambiado sus hábitos de compra, aprovechando más la comida y siendo más responsables en cuanto a la planificación para reducir los desperdicios. Igualmente, el 74% consideran que sus hábitos son saludables, incrementándose el consumo de carne y verdura. A la hora de la adquisición, precio y calidad son los factores más importantes tenidos en cuenta. Y los supermercados siguen siendo los lugares preferidos (55%), seguidos del pequeño comercio (26%).