El Consorcio de Seguros estima por ahora unos daños de hasta 190 millones de euros

Un vecino de Los Nietos se toma un respiro junto a una montaña de escombros y barro, ayer por la mañana, en Los Nietos. / antonio gil / AGM
Un vecino de Los Nietos se toma un respiro junto a una montaña de escombros y barro, ayer por la mañana, en Los Nietos. / antonio gil / AGM

La cifra de afectados por la gota fría en la Región de Murcia y la Vega Baja con derecho a indemnización se eleva ya a los 30.000

Daniel Vidal
DANIEL VIDAL

Los peritos se abren paso entre las toneladas de barro y escombros que ha dejado esta gota fría para tratar de cuantificar con exactitud las millonarias indemnizaciones que se tendrán que pagar a los damnificados por las inundaciones en diferentes municipios de la Región. El Consorcio de Compensación de Seguros, dependiente del Ministerio de Economía y Empresa, y que en la práctica es la gran compañía de seguros del Estado cuando sucede una catástrofe natural de estas características, ya maneja las primeras estimaciones de la factura que presenta por el momento el temporal más devastador de los últimos 140 años.

El Consorcio de Compensación de Seguro siempre realiza «una estimación que suele ser bastante afinada» de los daños provocados por una inundación «en un plazo de 48 horas» desde que se produce el siniestro, según destacó ayer el director de Operaciones de esta institución, Alejandro Izuzquiza, en declaraciones a la cadena Cope. Sin embargo, en esta ocasión se han producido «diferentes circunstancias que dificultan esa estimación -explicó-. Por un lado, que las lluvias y los desbordamientos siguieron produciéndose durante todo el fin de semana. El domingo por la noche hablaba con peritos que volvían de reconocer zonas afectadas, y me decían que iban a tener que volver. Por otro lado, porque muchas de las zonas aún están incomunicadas y los peritos ni siquiera pueden acceder a ellas» para realizar el correspondiente informe.

Por eso, Izuzquiza se mostró cauteloso al ofrecer una «estimación especialmente provisional» del número total de damnificados por la gota fría con derecho a indemnización, que a día de hoy podría alcanzar ya los 30.000, según sus cálculos. Asimismo, los daños sumarían «entre 170 millones y 190 millones de euros», la mayoría en la Región y en la Vega Baja. Esa sería una «cifra razonable» que «posiblemente varíe en las próximas horas», señaló el director de Operaciones del Consorcio de Seguros. Los damnificados pueden reclamar su indemnización a través de internet (www.consorseguros.es) o en el teléfono gratuito 900 222 665. Ayer por la mañana, el Consorcio ya había recibido alrededor de un millar de solicitudes de indemnización. Muchas de ellas procedentes de Los Alcázares. Solo en este municipio, uno de los más castigados por las riadas, el Ayuntamiento calcula unos daños superiores a los cien millones de euros.

UPA denuncia la pérdida de «miles de cabezas de ganado» y exige la activación del Fondo de Solidaridad de la UE

Zonas intransitables

Más allá de viviendas y enseres personales, locales comerciales, vehículos y garajes, buena parte de los estragos que deja esta devastadora gota fría se concentran en la agricultura, un sector que calcula pérdidas de «cientos de millones de euros». Esa es la convicción de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), cuyos responsables pidieron ayer, «ante la magnitud de la catástrofe, que el Consorcio de Compensación de Seguros se haga carga de los daños no cubiertos por el seguro agrario». En un comunicado, UPA aseguró que «los agricultores de las provincias afectadas están todavía analizando los daños en sus parcelas» muchas de ellas «aún intransitables». La organización agraria pidió también que la Comisión Europea active el Fondo de Solidaridad de la Unión Europea.

El Ayuntamiento de Los Alcázares calcula unos destrozos superiores a los cien millones solo en esa localidad

UPA mostró ayer «mucha preocupación» por el estado de los cultivos de cítricos. «En Cieza hay zonas totalmente destrozadas, porque la riada se ha llevado hasta los bancales. La pérdida es total». También puso el foco UPA «en las zonas de hortalizas del Campo de Cartagena, donde se ha perdido toda la cosecha y habrá que volver a plantar». También ha habido «miles de cabezas de ganado perdidas».

Por su parte, Asaja cifra en 300.000 las hectáreas dañadas en las provincias afectadas por la DANA, la gran mayoría en Alicante y Murcia, y advirtió de la total «paralización» de la vendimia en Jumilla, Yecla y Bullas. El presidente de Fecoam, Santiago Martínez, aseguró que los agricultores damnificados ya pueden registrar sus daños en las Oficinas Comarcales Agrarias (OCA), informa Claudio Caballero.

Otro de los frentes abiertos en la Comunidad a medida que el agua deja paso al lodo está en la red regional de carreteras. El consejero de Fomento e Infraestructuras, José Ramón Díez de Revenga, destacó ayer que ya se han abierto al tráfico 48 vías regionales de las más de 60 que se vieron afectadas por el diluvio. Solo faltan 13 por abrir. La valoración inicial provisional de los daños sufridos en la red de carreteras de la Región de Murcia se eleva a 25 millones de euros, una cifra que podría aumentar «a medida que se analiza el impacto real que ha tenido el temporal en nuestras infraestructuras».

Panel de expertos

Según anunció Díez de Revenga, la Comunidad ha acordado con los empresarios de la construcción crear un «panel de expertos» que analice, desde un punto de vista profesional y científico, las actuaciones necesarias para reforzar infraestructuras y garantizar la seguridad de los ciudadanos ante episodios de lluvia. Son «profesionales de prestigio que evaluarán las infraestructuras existentes y propondrán actuaciones a medio plazo, conforme a los fondos económicos disponibles, ya sean regionales, estatales o de la Unión Europea». Según el consejero, las infraestructuras construidas contra avenidas en los años 90 han funcionado porque la intensidad de las lluvias «no tiene precedentes» en la Región.

Dinero a particulares y compensaciones para los municipios

La declaración de zona catastrófica compete al Consejo de Ministros a propuesta de uno o más ministerios, que deben delimitar el área afectada. Las medidas aplicables directamente, según la legislación consolidada, son ayudas económicas a particulares por daños en vivienda habitual y enseres de primera necesidad; compensaciones a corporaciones locales por gastos de actuaciones inaplazables; ayudas a personas físicas o jurídicas que hayan prestado bienes, así como a empresas afectadas; subvenciones para infraestructuras públicas, ayudas por daños en producciones agrícolas, ganaderas, forestales y de acuicultura; y apertura de líneas de préstamos preferenciales subvencionadas por el Instituto de Crédito Oficial.

Además, contempla exenciones fiscales en impuestos como el IBI, reducciones del de Actividades Económicas y la eliminación de tasas de organismos como la Jefatura de Tráfico en trámites relativos a las bajas de vehículos dañados, entre otros supuestos. En esta situación, el Gobierno también puede aplicar iniciativas laborales y de Seguridad Social para trabajadores y empleadores cuya actividad se vea afectada por una catástrofe como la de estos días.

Más