Bruselas endurece los requisitos para regar con aguas depuradas

Estación depuradora este del municipio de Murcia. La Región es líder y reutiliza el cien por cien de estas aguas. / javier carrión / AGM
Estación depuradora este del municipio de Murcia. La Región es líder y reutiliza el cien por cien de estas aguas. / javier carrión / AGM

Denuncia que se restringirá el uso de esos caudales para los cultivos, y convoca a los regantes para definir una estrategia ante Bruselas

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

El nuevo reglamento de la Unión Europea (UE) sobre el uso del agua depurada para los regadíos ha defraudado las expectativas de la Consejería de Agricultura y Agua, cuyo titular, Miguel Ángel del Amor, considera que lejos de incentivar su uso para la agricultura -como pretende Bruselas- provocará el efecto contrario en la cuenca del Segura. Recordó que la Región de Murcia es líder en la reutilización de estas aguas, ya que aprovecha casi el cien por cien, el equivalente a más de 100 hectómetros cúbicos anuales, lo cual sirve para paliar el parte el déficit estructural.

En teoría, la experiencia acumulada por la Región sobre el tratamiento y reutilización de estas aguas debía servir como referente al grupo científico y a las autoridades de Bruselas para mejorar la normativa en sanidad alimentaria y los requisitos microbiológicos, pero el nuevo reglamento que aprobó el martes el Parlamento Europeo no beneficia a la Región, indicó el consejero.

Citará a las comunidades de regantes que usan aguas regeneradas para explicarles los efectos de esta norma y definir una estrategia ante Bruselas. El reglamento no será de aplicación efectiva hasta dentro de dos años. Del Amor señaló que es una ley contradictoria porque «lejos fomentar la reutilización, genera restricciones». Pone como ejemplo que la nueva normativa obliga a mantener prácticamente de manera continua una concentración de E.coli inferior a 10 ufc/100 mL de efluente. Hasta ahora, la concentración permitida de esa bacteria (que a veces provoca brotes en los consumidores, el último en Alemania) era de 100 para las depuradoras; mientras que en los ríos y cauces se tolera hasta 200 y 300. «Nos parecía bien que fuera más riguroso, pero ocurre que serán las comunidades de regantes las que deban garantizar este nivel. Tecnológicamente, podemos adaptar las depuradoras con un sobrecoste, pero se crea la figura del operador de las aguas generadas, que debe garantizar ese nivel 10 del E.coli para el agua que entra en la finca. En cuanto se mezcle, la concentración se disparará».

El reglamento endurece los requisitos para reutilizar estos recursos en la agricultura

Presión de 'lobbies' europeos

El consejero indicó que esto obliga a mantener una depuración directa, lo cual exige que haya una canalización exclusiva para estas aguas. Sobre esta base considera «absurdo» que la ley permita, sin embargo, concentraciones de E.coli de 300 y 400 en cualquier río. Teme, por este motivo, que las aguas depuradas terminen en los ríos. Su inquietud es que la comunidades de regantes no quieran gestionar esos caudales que tanto necesitan, y que hasta ahora no han causado problemas debido a la alta tecnología que se utiliza.

Del Amor sospecha que varios 'lobbies' europeos «nos han colado su tecnología. Es una normativa hecha para el norte de Europa, donde se reutiliza muy poco el agua para la agricultura y les da igual». Confía en que las autoridades comunitarias modifiquen este reglamento, y anunció que enviará cartas a la ministra para al Transición Ecológica y al titular de Agricultura «para poner evidencia lo que han provocado».

Limitar su uso, de momento

El Parlamento Europeo apoyó impulsar la reutilización de las aguas residuales tratadas para riego agrícola, con el fin de aliviar la escasez en las épocas de sequía. La nueva legislación salió adelante con 588 votos a favor, 23 en contra y 66 abstenciones, informa Efe. Las normas definen los requisitos mínimos de calidad para la reutilización de las aguas residuales tratadas para el riego agrícola y establecen las obligaciones para su producción, distribución y almacenamiento.

Las aguas residuales tratadas podrán utilizarse para todo tipo de riego agrícola, tanto de cultivos alimentarios como no alimentarios. La Comisión deberá evaluar en un plazo de cinco años si puede tener otros usos. Los eurodiputados son partidarios de que, entre tanto, los Estados miembros utilicen las aguas tratadas para otros usos, por ejemplo en la industria, el riego de jardines o con fines medioambientales, siempre que se garantice la protección de la salud y el medio ambiente.

Aliviar los acuíferos

La eurodiputada italiana Simona Bonafé, del grupo socialdemócrata y ponente del texto, explicó que el volumen de agua reutilizada podría aumentar hasta 6.600 millones de metros cúbicos anuales en 2025, desde los 1.100 millones actuales. «Con menos de 700 millones de euros podríamos evitar la extracción directa del 5% de las masas de agua y reservas subterráneas», señaló.

Los recursos hídricos están bajo creciente presión en la UE, lo que conlleva escasez y deterioro de la calidad. El calentamiento global, los patrones climáticos impredecibles y la sequía están restringiendo la disponibilidad de agua para el desarrollo urbano y la agricultura. Extender el uso de aguas residuales tratadas, especialmente en la agricultura, contribuiría a limitar la explotación de los acuíferos. Según la CE, la frecuencia e intensidad de las sequías y su impacto económico y medioambiental ha aumentado de manera drástica en los últimos 30 años.

El PSOE manchego utiliza a la CE en contra del Trasvase

La Comisión Europa (CE) hace una alusión a los trasvases y la desalación. Dice textualmente: «La reutilización de aguas residuales tratadas adecuadamente, por ejemplo, procedentes de instalaciones de tratamiento de aguas residuales urbanas o industriales, se considera que tiene un menor impacto ambiental que otras alternativas de suministro de agua, tales como los trasvases de agua o la desalinización».

Este texto sirvió ayer al PSOE de Castilla-La Mancha para considerar el reglamento de aguas depuradas «como una victoria». Según el eurodiputado castellano-manchego y secretario de Organización del PSOE regional, Sergio Gutiérrez, por primera vez una norma europea recoge expresamente que las aguas reutilizadas deben suponer una alternativa a los trasvases. Lo cierto es que la Comisión Europea no habla de 'alternativa' a los trasvases y la desalación, sino que se limita a decir que el agua depurada causa menos impacto ambiental. El secretario ejecutivo de Agua del PP murciano, Jesús Cano, dijo que «es rotundamente falso que Europa esté planteando las aguas depuradas como la alternativa a los trasvases porque es una afirmación que no aparece en ningún sitio».