La confianza de los empresarios murcianos avanza pero moderadamente

Encuentro de empresarios en el Foro Nueva Murcia./Javier Carrión / AGM
Encuentro de empresarios en el Foro Nueva Murcia. / Javier Carrión / AGM

La encuesta, realizada por la Cámara de Comercio de Murcia, refleja una situación económica regional favorable, aunque ligeramente desacelerada respecto a los años previos

EPMurcia

La confianza de los empresarios murcianos en la evolución de la economía durante el segundo trimestre del año avanza moderadamente hasta el 8,2%, ligeramente superior al último dato, del 7,8, según el Índice de Confianza Empresarial (ICE) elaborado por la Cámara de Comercio de Murcia.

La encuesta refleja una situación económica regional favorable, aunque ligeramente desacelerada respecto a los años previos. Hay que considerar que su realización coincidió temporalmente con el reciente periodo electoral, con la incertidumbre que esto conlleva en la opinión empresarial.

Otros condicionantes de la confianza de los empresarios son el retraso de infraestructuras de transporte como la llegada del AVE, la falta de soluciones al déficit hídrico o la necesidad de realizar esfuerzos de inversión en materia de I+D+i y formación, factores determinantes para aumentar la productividad de sus negocios. El optimismo de los empresarios murcianos se basa especialmente en las perspectivas para el periodo de abril a junio, pues la evolución observada en el primer trimestre fue inferior a lo esperado, aunque en ambos casos mantiene un signo positivo (10,5% y 5,9%, respectivamente).

Los resultados obtenidos vienen avalados por los datos de la Airef (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal), que para el primer trimestre de 2019 estima un crecimiento del 0,9% en la Región de Murcia, y un 2,4% interanual, según informaron fuentes de la Cámara de Comercio en un comunicado. El porcentaje de empresas que espera aumentar su cifra de negocio en el segundo trimestre del año mejora notablemente respecto al trimestre previo, alcanzando un saldo neto del 18,3%, ya que durante el primer trimestre el aumento fue del 5,8%, lo que supuso una rebaja del dinamismo al cierre de 2018.

En todo caso, este aumento vino acompañado por un descenso de las empresas que aprecia la demanda débil, un 47,1% en este trimestre frente al 61% anterior, así como de un aumento del porcentaje de empresas que no aprecia ningún factor que esté limitando su actividad, un 19,3% frente al 9,3% del trimestre previo.

Además de la citada debilidad de la demanda, el aumento de la competencia sigue siendo el segundo factor en importancia que está limitando la actividad empresarial, a pesar de reducir su ponderación por segundo trimestre consecutivo, del 33,9% de los empresarios, cuando hace seis meses este porcentaje era el 55,4.

Más exportación y creación de empleo

El 16,3% neto de los empresarios encuestados que realizan exportaciones señala haber aumentado sus ventas al exterior en el primer trimestre del año, superando las expectativas indicadas en la encuesta anterior. Por su parte, las previsiones para el segundo trimestre señalan un aumento menos vigoroso que se concreta en el 9,4% neto de las empresas exportadoras encuestadas.

La dinámica de creación de empleo del mercado laboral regional también mejora. El 8,5% neto de las empresas señala que aumentará su plantilla de trabajadores en el periodo abril-junio, intensificando la contratación de nuevos trabajadores desde el 7,1% del trimestre previo. En este sentido, los datos de afiliación y paro en abril ponen de manifiesto que la Región cuenta con 4.477 parados menos que hace un año (-4,3%) y 18.334 afiliados más (+3,2).

Respecto a la inversión, un 4,8% neto de las empresas encuestadas esperan que aumente en el segundo trimestre, lo que mantendría estable el avance señalado en la situación observada en el primer trimestre del año, con un incremento también en el 4,8% de las empresas. La contención de una mayor expansión de esta variable respondería a la situación actual de incertidumbre política, junto al resto de factores expresamente indicados por los empresarios, entre los que figuran la competencia desleal, la carga fiscal, la inseguridad jurídica y los excesivos trámites administrativos.

Además, esta moderación del dinamismo inversor supone que las dificultades de financiación o tesorería pierda relevancia como factor limitante de la actividad empresarial, señalado por el 17,9% de los encuestados, un porcentaje inferior a años previos. Finalmente, los precios de venta en el primer trimestre aumentaron según el 3,4% neto de las empresas encuestadas, frente al 2% neto que cree que lo seguirán haciendo durante el segundo. Esta opinión coincide con la evolución del Índice de Precios al Consumo (IPC) en la Región de Murcia que avanza hasta una tasa interanual del 1,1% en abril, desde el 0,6 con que inició el año.

Los precios, por lo tanto, crecen, aunque de forma contenida y siempre por debajo de la tasa nacional, una tendencia apoyada en el mantenimiento de condiciones de financiación favorables que incentiven la inversión de las empresas y el consumo, así como el apoyo al emprendimiento y la creación de empleo, medidas que pueden impulsar la inflación por la mejora del dinamismo económico.