«Los alcaldes no son Teletubbies»

Segunda jornada del congreso Urban Intelligence/Vicente Vicéns / AGM
Segunda jornada del congreso Urban Intelligence / Vicente Vicéns / AGM

Urban Intelligence desvela las actuaciones que se implantarán en Murcia y otras siete ciudades europeas

BENITO MAESTRE y RUBÉN GARCÍA BASTIDA

Los ayuntamientos no cesan en el empeño de perfilar la hoja de ruta para dotar de inteligencia a sus ciudades, una carrera de fondo en la que cada uno marca sus propias metas. Murcia trabaja a destajo para cumplir sus objetivos, "pero no hará falta llegar al 2050 para ver esa mejora", aseguró Jaime Ruiz Huéscar, experto en movilidad eléctrica y proyectos ‘smart city’ en ALEM, la Agencia Local de Energía, durante su intervención en la última jornada de la conferencia global Urban Intelligence, organizada por el Ayuntamiento de Murcia y 'La Verdad', que reunió ayer y el martes a medio centenar de ponentes nacionales e internacionales con el objetivo de compartir los últimos avances en desarrollo tecnológico aplicados al ámbito urbano, en el Auditorio Víctor Villegas. "Queremos rediseñar la ciudad para devolver la calle al ciudadano", prometió.

Además, el Gobierno local ha fijado tres objetivos a los edificios públicos con el fin de ser lo más autosuficientes posibles, para ello deben consumir menos energía; ser más flexibles, proactivos para reajustarse ante los posibles acontecimientos, como el cambio de tiempo o estación, y aprender del uso que hagan los ciudadanos; y estar conectados con el resto para compartir energía, dado que se nutrirán de fuentes renovables. De cumplirse, "Murcia se situará entre las diez ciudades europeas más sostenibles", auguró Sofía Lorenz, responsable del programa de cambio climático del Ayuntamiento.

Estos deberes son fruto del proyecto 'Roadmaps for Energy' (R4E), en el que interviene con otras siete ciudades europeas. Eindhoven apostará por los servicios de movilidad sin emisiones y más zonas verdes; Forli dotará de nuevos usos a sus edificios, como convertir una iglesia en un museo, para que las empresas vean un destino atractivo; Palermo reducirá la contaminación y el ruido con iniciativas como el uso de barcos como medio de transporte de personas y mercancías, al tiempo que potenciará la cultura; Sant Cugat del Vallès empoderará a los ciudadanos al abrirles las puertas de los edifios públicos cuando termine la jornada laboral; Newcastle sustituirá las facturas de electricidad por paquetes básicos energéticos, con el objetivo de facilitar el acceso a todos sus vecinos; Tallin confiará en el transporte público autónomo y la modernización de los edificos respetando el patrimonio, y no descarta construir un tunel subterráneo que conecte la capital de Estonia con Helsinki, puesto que ambos puntos conforman un área económica importante; y Estambul propondrá reducir la huella de carbono con un sistema de transporte seguro, fluido y que se convierta en una experiencia agradable para los pasajeros, ya que los diferentes medios formarán una cadena que evite la tediosa espera en los trasbordos.

«En los próximos años, Murcia se situará entre las diez primeras ciudades más sostenibles de Europa» Sofía Lorenz, Experta en cambio climático

Con todo, las ocho ciudades europeas afrontan un futuro con proyectos de peso. Pero esta red de co-creación no es flor de un día. El origen se remonta cuatro años atrás y en todo este tiempo "hemos aprendido unos de los otros, porque cada ciudad tiene un gran compromiso y distintas capacidades", confesó Bernadette Bergsma, coordinadora de proyectos y asesora en política europea para Eindhoven, para a continuación subrayar que el flujo de conocimientos y experiencias "permite mirar al futuro y ver si las hojas de ruta son viables".

Así, todos avanzan en la misma dirección, que ya es otro logro común, aunque este itinerario se forjó en los inicios del proyecto R4E, cuando hubo que determinar la meta ante un panorama lleno de posibilidades. Elke den Ouden, experta en 'smart cities' de la Universidad Politécnica de Eindhoven, comparó ese momento con un fragmento del clásico de Lewis Carroll, en el que Alicia preguntó a Chesire: "¿Podría decirme, por favor, qué camino debo tomar?", y el gato le respondió que "eso depende de a dónde quieras ir".

Así fue la primera jornada

«La dictadura del ahora»

Pablo Sánchez Chillón, abogado y consultor de 'smart city', abrió su ponencia con un mensaje claro, conciso y directo: "Las 'smart cities' son un negocio". En esta línea, aprovechó su intervención para denunciar el 'acoso' que sufren los alcaldes. "Estamos metiendo presión a los ayuntamientos para que pongan en marcha los proyectos tecnológicos precipitados, en una dictadura del tiempo real".

Esto, a su juicio, provoca que se tomen medidas sin fundamento. "Hay grandes inversiones que no han servido para nada, como tampoco existen las recetas mundiales". Pese a todo, el letrado aseguró que "las nuevas armas son la innovación, el talento y la implicación".

Para Sánchez Chillón, las ciudades son las "nuevas repúblicas de datos", un modelo que altera el modo de gobernanza de la administración local. Aún así, "los alcaldes no son Teletubbies", comparó. Es decir, los ediles deben mandar y dictaminar iniciativas en función de la información que dominan, tanto oficial como confidencial, y no dejarse solo influenciar por las grandes cantidades de datos que se registran a diario. Por ello, recomendó "no perder el norte".

«Hay grandes inversiones que no han servido para nada; las recetas mundiales tampoco existen» Pablo Sánchez Chillón, Abogado

En consonancia con el público, el asesor en innovación urbano resaltó el esfuerzo y compromiso de las instituciones en la Comunidad. "En Murcia se están haciendo cosas muy bien desde el Ayuntamiento y el Info", mencionó.

En Granada, tal y como contó Gonzalo Esteban López, técnico de la Agencia Provincial de la Energía, tampoco están de brazos cruzados. Este ente se ha propuesto buscar soluciones innovadoras para incrementar el porcentaje de uso del transporte público en la zona metropolitana y áreas rurales. Para ello cuenta con el Proyecto OptiTrans, que echó a andar en 2017 y también contempla mejorar la calidad del aire y reducir el tráfico. "Hay empresas de vehículos eléctricos interesadas en implantarse en nuestra provincia, siempre y cuando hacilitemos la recarga a los conductores", señaló Esteban.

En esencia, las personas son el eje de la 'smart city' y las tecnologías deben contemplar el aspecto social, destacó Marek Muiste, representante del proyecto Panel 2050, y para ello debe empezar un movimiento desde abajo, desde las personas, y apoyarlo para que funcione.

Empieza otra etapa

Al inicio de la segunda y última jornada de Urban Intelligence, el concejal de Modernización, Calidad Urbana y Participación de Murcia, José Guillén, aconsejó "que todos aprendamos de todos, aprovechemos el tiempo y asumamos nuestra responsabilidad".

«Murcia ha demostrado que es una ciudad referente y un ejemplo de innovación para Europa» José Guillén, Concejal de Modernización de Murcia

La recta final de la conferencia global, con un marcado acento inglés por la cantidad de participantes internacionales, puso el interés en la interactividad, con cuatro sesiones denominadas 'breakout', en las que se debatieron, estudiaron y analizaron las conclusiones, soluciones y nuevos proyectos de urbanismo sostenible. Con una media de 15 alumnos por grupo de trabajo, los asistentes compartieron y descubrieron los avances en esta materia. El broche de oro lo puso Robert Stüssi con un aplaudido discurso lleno de humor sobre lo vivido estos dos días de intercambio y reflexión sobre el futuro de las 'smart cities'.

El edil de Modernización no quiso despedirse sin recalcar que "este proyecto no acaba hoy -ayer para el lector-, sino que pone un punto y seguido". También presumió de que "Murcia trabaja con pasión y esfuerzo en materias de movilidad y espacios urbanos inteligentes, lo que demuestra que es una referente y un ejemplo para Europa".

 

Fotos

Vídeos