La conducción virtual salva vidas

Luis Hernández, al volante del nuevo simulador de Froet, recibiendo algunos consejos del instructor Jesús Martínez. /Javier Carrión / AGM
Luis Hernández, al volante del nuevo simulador de Froet, recibiendo algunos consejos del instructor Jesús Martínez. / Javier Carrión / AGM

La patronal Froet presenta un simulador para mejorar las destrezas de los chóferes profesionales y prevenir que consuman alcohol y estupefacientes

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

El interior de la cabina del camión es una réplica de un Volvo, pero sus lunas son cuatro pantallas digitales y el encendido del motor va precedido de la habitual musiquilla de arranque de Windows. «La cabina tiene incorporada una webcam para visualizar las reacciones del alumno a los ejercicios», apunta Jesús Martínez, docente de la Escuela de Conducción de la Federación Regional de Organizaciones Empresariales del Transporte de Murcia (Froet), mientras enciende el simulador Entac Pro diseñado por Indra para la patronal. «Es un salto de la formación analógica a la digital: podremos mejorar los tiempos de respuesta de los conductores y unas décimas de segundo en la carretera son la diferencia entre la vida y un accidente mortal», subraya ilusionado.

Froet, junto con el apoyo de Gesa Mediación, Mercedes Dimóvil y Semusad, han desembolsado 190.000 euros para situar a la Región como la única autonomía del país que cuenta con su propio simulador de conducción y cuyas prestaciones de última generación son mejores que el viejo simulador ZTM de la Confederación Española de Transporte de Mercancías. «Es una sensación bastante real», comenta Luis Hernández, chófer de 34 años, de Transportes Murcia, tras arrancar su camión virtual y notar la amortiguación del asiento y la vibración del cambio de marchas. «Es un valor añadido desarrollar habilidades afrontando de forma segura y controlada situaciones de peligro que te puedes encontrar en la carretera».

La cabina del simulador donde viaja el alumno está controlada por el equipo del instructor, dotado de dos pantallas de ordenador, teclado y un volante de Play Station. Una de las pantallas es la que refleja el panel de opciones para modificar en tiempo real las condiciones de la conducción del alumno y también visualiza sus reacciones a través de la webcam. «Te voy a poner lluvia», le advierte Jesús Martínez.

La luminosidad de los monitores varía para que parezca la visión borrosa que sufre un conductor ebrio

Pincha en climatología, selecciona la opción de lluvia y con una barra de nivel, que mueve a derecha o izquierda, sube o baja a su antojo la intensidad. «Podemos introducir nieve, niebla, tormentas de polvo, viento lateral o racheado, incluso seleccionar que el asfalto esté mojado o tenga placas de hielo», ejemplifica el instructor. «Cada ejercicio se graba para que luego el alumno visualice los errores cometidos».

A golpe de ratón puede seguir poniendo a prueba la pericia al volante de Luis. «Para ver si está pendiente de la carretera y el camión, en la pestaña de vehículo le podemos mover la carga y tocarle los niveles, poniéndole el depósito en la reserva». Las opciones también prevén una avería de frenos, el reventón de una rueda...

«Me ha puesto el cargamento en la parte delantera del remolque y se ha endurecido la dirección», reacciona con acierto el chófer, y a la sazón, conejillo de indias de la puesta a punto de este simulador a la que asiste un equipo de 'La Verdad'. El instructor prosigue elevando la dificultad del ejercicio y pincha en la pestaña de tráfico. Opciones: modificar densidad, velocidad y agresividad de los conductores. «Podemos provocar adelantamientos indebidos».

Cuidado con la vaca

Luis resopla, pero no falla ni siquiera cuando Jesús selecciona la última pestaña, la de incidencias, y elige la opción de una invasión de vía. Dirige su ratón a la segunda pantalla, en la que visualiza la recreación virtual de la carretera por la que circula el alumno, y pincha sobre el punto de la vía por el que un animal cruzará sorpresivamente. «Acabo de esquivar una vaca», se ríe el chófer. «Las otras posibilidades eran colocarle sobre la marcha un coche averiado o un ciclista accidentado».

Jesús cambia su rol y en la pantalla en la que visualiza el ejercicio de Luis se pone a los mandos del volante de Play Station. «Puedo seleccionar cualquiera de los vehículos que hay circulando ahora mismo e interactuar con él en la carretera». El simulador incluye 24 modelos de camiones, remolques, semirremolques, autobuses, furgonetas y todoterreno, con sistemas de frenado europeo y americano, así como dos tipos de volante y cambio de marchas manual, automático y semiautomático. «Se pueden escoger 25 escenarios: urbanos, forestales, autovías...». El simulador será presentado el próximo jueves, en el Centro de Formación de Froet, en Molina de Segura, y supondrá una revolución para el sector regional del transporte porque se le incluirá un software exclusivo que permitirá al conductor experimentar la peligrosa sensación de conducir ebrio o drogado.

La cabina se mueve

La visión borrosa y la fatiga ocular propias de la embriaguez serán transmitidas a través de la pantalla del simulador con cambios de luminosidad. El campo de visión periférica se cerrará y la cabina se moverá para que el chófer experimente la sensación de pérdida de equilibrio. «Servirá para que comprueben que una cantidad mínima de alcohol influye en el sistema nervioso central», advierte serio Jesús Martínez. Y no es para menos porque la Jefatura Provincial de Tráfico, entre enero y junio, ya ha cazado ebrios a 14 camioneros y a un conductor de autobús, y bajo la influencia de sustancias estupefacientes a 54 conductores de camión y dos de bus.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos