Condenan a la aseguradora SMS a pagar 250.000 euros a una paciente que se quedó ciega por una negligencia

La compañía no detectó a tiempo una rotura de aneurisma con la que perdió la visión total en un ojo y ceguera en los dos cuadrantes del otro

EFEMurcia.

La antigua compañía aseguradora del Servicio Murciano de Salud (SMS), Mapfre, deberá pagar 250.000 euros por la negligencia padecida por una paciente que como consecuencia de no detectarle a tiempo una rotura de aneurisma perdió la visión total en un ojo y ceguera en los dos cuadrantes del otro.

Así se recoge en una sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 8 de Majadahonda (Madrid) que estima en parte la demanda que el letrado Ignacio Martínez, de la Asociación del Defensor del Paciente, presentó contra la citada compañía, a la que reclamó una indemnización de 1,2 millones de euros para la perjudicada y su esposo.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, señala que la rotura del aneurisma no fue detectada a pesar de las frecuentes visitas de la enferma a un centro de salud de Alcantarilla (Murcia) y al hospital Virgen de la Arrixaca.

El Juzgado se hace eco de una prueba pericial aportada por los demandantes, en la que se concluye que existió una mala praxis médica y una vulneración de los protocolos médicos.

El concreto, el informe apunta que el hecho de acudir en varias ocasiones a los centros hospitalarios por las cefaleas que padecía y que nunca antes las había tenido debió alertar a los facultativos sobre la posibilidad de que existiera un problema neurológico muy grave, lo que de hecho ocurrió.

Para el perito, la rotura del aneurisma no diagnosticado en su momento y forma fue la causa directa de las secuelas oftalmológicas que padece la paciente.

También dejó constancia de que aquella no tenía síntoma alguno de afectación visual, sino que los mismos aparecieron cuando se rompió el aneurisma.

«Resuelta evidente -señala la sentencia- el daño y perjuicio tan grande que ha sufrido la demandante, persona de edad joven que carecía de cualquier minusvalía anterior, que se ha visto sometida en su integridad física y en su salud corporal a la pérdida de un sentido esencial como es la vista«.

El Juzgado considera ajustada a Derecho el pago de una indemnización de 200.000 euros para ella y de 50.000 euros para su esposo.

La sentencia señala, por otro lado, que como consecuencia de la ceguera, la mujer ha sido incapacitada para toda actividad laboral, además de necesitar de la ayuda de terceras personas para todas las actividades de la vida diaria.

 

Fotos

Vídeos