Los concesionarios alertan de la incertidumbre en las ventas ante la polémica con el diésel

El tubo de escape de un coche /EFE
El tubo de escape de un coche / EFE

La posición del Gobierno amenaza más aún el futuro de los vehículos de gasoil, que caen este año un 17,89% en la Región, superados ya por los de gasolina

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉNMurcia

Los empresarios de automoción de la Región están de uñas, como todo el sector nacional de concesionarios y fabricantes de vehículos, con las manifestaciones de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, en las que afirmaba que «el diésel tiene los días contados», argumentando su «impacto» en la calidad del aire. «Son unas manifestaciones absolutamente desafortunadas, que demuestran que no está bien informada». Así de rotundo se expresó ayer el presidente del Gremio de Talleres de Murcia (Gretamur), José de la Cruz López, a preguntas de 'La Verdad', tras haber analizado el tema previamente en la reunión del comité ejecutivo de la federación del metal, Fremm.

«Se trata de declaraciones sensacionalistas, que hacen mucho daño, por la incertidumbre que generan de cara a la segunda mitad del año» advierte López, quien añade que «mucha gente que iba a comprar un coche, igual se espera ahora a ver qué medidas se adoptan».

Hay que tener en cuenta que en el primer semestre del año, de los 13.985 vehículos matriculados en la Región, según los datos de MSI para la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), 6.435 corresponden a modelos diésel, lo que supone un descenso interanual de -17,89%, siendo superados en valores absolutos por los de gasolina, que alcanzan las 6.660 unidades, tras un espectacular crecimiento de +43,91%. Unas cifras que de mantenerse a lo largo del ejercicio confirmarían el cambio de tendencia, tras más de una década de dominio de los motores de gasoil.

Y es que en 2017, todavía se matricularon 15.256 vehículos diésel en territorio murciano frente a 9.900 de gasolina, siguiendo la misma tendencia que en 2016 (15.956 por 7.720), 2015 (16.037 por 5.757) y 2014 (13.798 por 4.071). Sin embargo, todo apunta a que se va a producir un cambio en esta comparativa en 2018.

Desde los concesionarios consideran «precipitado» que el Gobierno «sentencie públicamente una tecnología como el diésel», que está siendo usada por millones de ciudadanos en la actualidad, y que «forma parte importante de los vehículos que se producen en las fábricas de nuestro país y que se venden», advirtió ayer Faconauto mediante un comunicado.

La Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) hizo hincapié también ayer en las graves consecuencias que puede tener los posibles vetos al desarrollo de la tecnología diésel en empleo e industria. «Puede provocar que perdamos oportunidades de nuevas adjudicaciones de modelos y con ello, que nuestra industria se debilite gravemente», afirmó su presidente, José Vicente de Los Mozos.

Los vendedores de coches creen imprescindible que, antes de dar por muerto al diésel y para evitar culpabilizar a los compradores, «el Gobierno lidere ese proceso hacia la descarbonización de la movilidad, que debería ser progresivo, ordenado y que pasa por poner en marcha medidas concretas y soluciones democratizadas que den una alternativa real de movilidad a los ciudadanos», argumentan en Faconauto. Algo en lo que coincide el representante murciano, quien pide «soluciones a los combustibles fósiles a largo plazo»

Respecto al diésel, aclaran que tecnológicamente tampoco es comparable el diésel que incorporan los últimos motores Euro VI comercializados, que son muy eficientes en cuanto a las emisiones, y la tecnología diésel de coches con más edad.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos