La Comunidad pide ayuda al Ministerio ante el empeoramiento del estado del Mar Menor

Aguas estancadas y algas en la orilla de la playa de Los Urrutias, en una imagen de la pasada semana./Antonio Gil / AGM
Aguas estancadas y algas en la orilla de la playa de Los Urrutias, en una imagen de la pasada semana. / Antonio Gil / AGM

Reclama atajar de manera urgente las entradas de aguas subterráneas a la laguna por el aumento del nivel freático

SÓCRATES SÁNCHEZMurcia

El «ligero empeoramiento» del estado del Mar Menor respecto a la situación del año pasado motivó ayer al Gobierno regional a pedir «ayuda» al Ejecutivo central, aún en funciones, para que «de manera urgente se garantice el fin de cualquier tipo de entrada de agua» en la laguna salada. Así se expresó el consejero de Agricultura y Medio Ambiente, Antonio Luengo, quien compareció junto al catedrático de Ecología de la Universidad de Murcia (UMU) Ángel Pérez Ruzafa, para exigir que se conozcan ya «los avances del Plan de Vertido Cero» y que el Ministerio para la Transición Ecológica retome el bombeo existente en la rambla del Albujón, lo que permitiría «evitar que el agua del acuífero que emana como consecuencia de la subida del nivel freático, y que está cargada de nitratos, llegue hasta el Mar Menor».

El empeoramiento del estado de la laguna se ha manifestado en diferentes parámetros, según reveló la reunión que celebró el miércoles el comité de asesoramiento científico. La transparencia se ha reducido en un año de 4,64 metros a 2,55; la turbidez se ha multiplicado por tres, pasando de 0,83 FTU en agosto del año pasado a 2,53 este mes, y también han aumentado los niveles de clorofila. El nivel de salinidad, por el contrario, es inferior a 2018, lo que también resulta negativo a ojos de los científicos. Según Pérez Ruzafa, las altas temperaturas y la baja salinidad registradas este mes de agosto son los «dos principales factores» que inciden en la recaída de la laguna salada.

El consejero destacó que «hay mucho en juego, no solo la estabilidad del ecosistema, sino también la del tejido económico de la Región de Murcia». Además de reactivar el bombeo de forma urgente, Luengo subrayó la importancia de acometer acciones como «deprimir el acuífero o rebajar el nivel freático», soluciones «complejas» y que requieren de medidas estructurales más a largo plazo que, según Luengo, «tendrán que ir recogidas en el Plan de Vertido Cero».

El consejero exige al departamento de Teresa Ribera que retome el bombeo en la rambla del Albujón

Para lograr esa «ayuda», Luengo se reunirá el próximo jueves, 5 de septiembre, con la ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera. En dicho encuentro, solicitará al Gobierno que ponga en marcha de manera inmediata las infraestructuras con las que ya se cuentan desde hace más de una década como el citado bombeo, que dejó de funcionar hace unos meses, y así poder evitar que esas aguas puedan dañar al ecosistema. Ángel Pérez Ruzafa mira con optimismo la reunión de la próxima semana: «Tengo muchas esperanzas. Este tipo de problemas tienen que solucionarse con la coordinación entre administraciones», apuntó.

Pese al deterioro general del estado de la laguna, el catedrático de Ecología se mostró optimista: «El Mar Menor nos ha demostrado una capacidad de respuesta adecuada, fue capaz de soportar las presiones de las altas temperaturas del verano pasado. También resistió los tres episodios de agua de lluvias intensas que se produjeron en septiembre y noviembre de 2018, y en abril de este mismo año. Ahora es el momento de ver cómo reacciona ante dos presiones continuas, el incremento de temperatura y la entrada de agua procedente del nivel freático», señaló. Pérez Ruzafa insistió en la opción de «permitir cierto bombeo de agua para que baje el nivel freático y que ese agua dulce, en vez de volver al Mar Menor, se trate y se reutilice de forma adecuada». El catedrático de Ecología apuntó además que, «si queremos que la recuperación vaya a más, es fundamental que haya una infraestructura estable de gestión de las aguas». Algo que requiere de la coordinación entre administraciones para repartir funciones, buscar financiación y poner en marcha infraestructuras «sobre todo, las que ya existen».

Pérez Ruzafa tiene «muchas esperanzas» en la reunión del próximo jueves entre Luengo y la ministra

Asimismo, Pérez Ruzafa se refirió a las quejas de los vecinos de la diputación cartagenera del Llano del Beal, que aseguran que siguen llegando metales pesados procedentes de la Sierra Minera al mar y piden medidas ante esta situación. El catedrático explicó que los metales pesados procedentes de la Sierra Minera no han sido un problema para el Mar Menor en dos mil años, pero «hacer tonterías» con los sedimentos sí que podría ocasionar un problema. «Si tuviéramos que encargar esa descontaminación a una empresa no habría dinero para pagarla por el volumen de sedimentos que hay tanto dentro de la laguna como en la Sierra Minera, porque forma parte de la naturaleza de la propia sierra», señaló.

Un debate monográfico

Por otro lado, Podemos anunció ayer que propondrá un debate monográfico sobre el Mar Menor en la Asamblea Regional. El líder de Podemos en la Comunidad, Óscar Urralburu, dijo que «se debe explicar a la gente qué está sucediendo con la laguna y por qué tenemos que ver de nuevo la sopa verde en muchísimas playas ribereñas». Lo que está claro, a juicio de Urralburu, es que tanto el Gobierno de España como el Ejecutivo regional «tienen responsabilidad, y lo que no es decente en un tema tan sensible es que se echen la culpa unos a otros. Al final, quienes lo pagamos somos todos los murcianos», manifestó.

Urralburu lamentó que el Gobierno regional lleve dos años con la ley de medidas urgentes del Mar Menor «muerta de la risa en un cajón».

Más