El consorcio de Sierra Espuña proyecta un centro para proteger el patrimonio

Recreación del futuro centro de La Balsa que se proyecta construir en Pliego. /
Recreación del futuro centro de La Balsa que se proyecta construir en Pliego.

Con una inversión de 550.000 euros, aspira a revitalizar las comarcas del Noroeste y del Río Mula, y las pedanías altas de Lorca

J. L PIÑERO

La Mancomunidad de Servicios Turísticos de Sierra Espuña acaba de presentar un proyecto, bautizado como centro La Balsa, con el que se pretende impulsar una sede que otorgue soporte administrativo a la Comunidad de Regantes de Pliego y, de paso, convertirse en un novedoso foco cultural. La inversión asciende a 550.000 euros.

La idea incluye impulsar el conocimiento turístico de la histórica calle del Agua, una vía de Pliego que se extiende por casi 700 metros y en cuyos márgenes se fueron construyendo edificios en el transcurso de los siglos. La arteria está considerada Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de lugar de interés etnográfico. El proyecto, al que ha tenido acceso 'La Verdad', propone la recuperación y conservación de recursos patrimoniales, culturales y naturales del entorno de Sierra Espuña, con especial incidencia en Pliego. Fuentes del Ayuntamiento aseguran que la idea «está destinada a producir, además, un efecto dinamizador para el turismo más especializado».

La iniciativa, en otra de sus vertientes, aúna el carácter social que representa la implicación de la Comunidad de Regantes (una institución con 1.406 comuneros y que reúne casi a todas las familias de Pliego) con la conservación patrimonial, paisajística y cultural de la zona. En este sentido, propone un espacio «con atractivo turístico asociado a tres elementos: el agua como recurso de vida, representada por la calle del Agua, el yacimiento argárico de La Almoloya y la Sima de la Higuera», añaden las mismas fuentes.

Los aspectos culturales asociados a la gastronomía y el empleo de productos autóctonos y la dotación de alojamientos y espacios de trabajo completan esta propuesta, que podría materializarse en los próximos meses. Más allá de los servicios de gestión que proporcionen estas instalaciones para la Comunidad de Regantes, se plantea también la posibilidad de que la sede se transforme en un foco cultural incluido en la calle del Agua, que albergaría no solo la puesta en valor de este BIC, sino de la Sima de la Higuera y del yacimiento de La Almoloya. De esta manera, según las mismas fuentes, los objetivos que se persiguen son la creación de «un punto de referencia turística del municipio de Pliego y un centro de interpretación, difusión y divulgación de las riquezas patrimoniales, que aglutine actividades profesionales y educativas». Además, se creará el llamado Centro de Aprendizaje para el Turismo Creativo y Sostenible y un espacio que permita realizar actividades vinculadas a la experimentación agrícola, «con el objeto de promover el desarrollo rural y local en la comarca del río Mula».

Con el fin de emprender esta iniciativa, la Comunidad de Regantes apuesta por acoger el proyecto a los Fondos Leader de la Comunidad Europea, inversión que repercutiría en las comarcas del Noroeste y del río Mula, las pedanías de Lorca y Sierra Espuña. La gestión de los Fondos Leader por la Comunidad de Regantes se realizará a través de una fundación, cuyo objeto social será «la protección del patrimonio, y de cuyo patronato formarían parte todas las entidades e instituciones interesadas».

Aunque la finalidad última de la fundación no es lucrarse, la institución realizará actividades «con el fin de enriquecer el patrimonio para un mejor cumplimiento de los objetivos marcados», añaden desde el Consistorio. Otras fuentes aseguran que se pretende lograr que el centro La Balsa «se constituya como un lugar de referencia para la realización de actividades vinculadas a la experimentación agrícola». El objetivo «es promover el desarrollo rural y cultural de estas comarcas».