Los colegios entregarán a 37.000 padres un cheque para retirar gratis los libros

Un profesor gestiona y ordena el banco de libros de un colegio de Torre Pacheco, en una imagen de archivo. / pablo sánchez / AGM
Un profesor gestiona y ordena el banco de libros de un colegio de Torre Pacheco, en una imagen de archivo. / pablo sánchez / AGM

Los centros entregarán a todos los padres de quinto y sexto de Primaria el cheque, de 170 euros, y gestionarán las ayudas, que llegan a 79.000 alumnos

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERES

Los colegios no podrán salirse un céntimo del presupuesto marcado por la Consejería de Educación para los libros de texto de tercero, cuarto, quinto y sexto de Primaria, que son los niveles a los que el próximo curso les corresponden manuales gratuitos. Así, estarán obligados a seleccionar un lote de libros que no sobrepase los 170 euros de coste en el caso de los dos últimos cursos de Primaria, y de 150 para los de tercero y cuarto, aunque en este caso no hay que comprarlos de nuevo. Si los centros educativos consideran que es necesario que sus alumnos utilicen algún manual adicional, tendrá que pagarlo el propio colegio de su presupuesto para gastos, y no podrá requerir a las familias ningún tipo de contribución económica para la adquisición de manuales.

Lo especifican así las instrucciones que la Dirección General de Centros de la Consejería de Educación ha elaborado para aplicar el programa de gratuidad de libros de texto el próximo curso, que se han depurado para enmendar los fallos de aplicación que registró el pasado año, cuando se estrenó, y detallan todo el proceso.

El calendario

Antes del 30 de junio
Los centros realizarán, en Plumier XXI y Edubanc, los procesos relacionados con la selección de libros, de acuerdo con el catálogo oficial actualizado.
Antes del 1 de julio
Envío de informes de justificación de renovación material del alumnado.
Antes del 10 de julio
La dirección del centro educativo grabará en el aplicativo Edubanc las necesidades de reposición y nuevos lotes por incremento de matrícula respecto del curso anterior.
Antes del 31 de octubre de 2019
Los centros reflejarán en Edubanc el estado de gastos derivado de la facturación asociada al Programa de Gratuidad de Libros de Texto mediante el asiento correspondiente de las facturas presentadas por las librerías y establecimientos comerciales, tanto las pendientes de pago como las que ya estén pagadas en dicha fecha.
Antes del 15 de noviembre de 2019
Presentación del resto de facturas por parte de librerías y establecimientos comerciales.
Antes del 30 de diciembre
Abono de facturas a librerías y establecimientos comerciales.
Antes del 15 de mayo de 2020
Presentación y tramitación de solicitudes de aumento de cuantía, bien sea por alumnado de nueva incorporación o por otras causas.
Antes del 30 de junio de 2020
Devolución por parte de los centros concertados de los remanentes que hayan podido generarse tras la aplicación del programa de gratuidad.

Los libros de texto gratuitos llegarán el próximo curso a 79.000 escolares de tercero a sexto de Primaria, FP Básica y escolares de educación especial. Los escolares de tercero y cuarto reutilizarán los manuales que estrenaron sus compañeros este curso, cuando comenzó a aplicarse la Ley de Gratuidad de Libros de Texto.

Los padres podrán comprarlos en la librería que prefieran, y el comercio reenviará la factura al centro

Un cheque en mano

Los escolares de quinto y sexto de Primaria estrenarán en junio el nuevo sistema de compra de libros, que gestionarán los propios colegios a través de un programa informático, Edubanc. Los centros educativos imprimirán un cheque que se entregará a los padres de cada alumno de esos cursos por valor de 170 euros, cantidad a la que deberán ajustarse los colegios cuando seleccionen los manuales. Los cheques se entregarán, de manera individual y presencial, ya cumplimentados, por el colegio, con el título de cada libro y su ISBN. Los padres irán con ese cheque impreso a la librería que prefieran, donde lo canjearán por los manuales. Las familias tendrán que firmar un 'recibí' y serán los responsables de las librerías y de los establecimientos comerciales quienes remitan a los colegios las facturas, que serán abonadas por los centros.

Los alumnos

42.000
escolares de tercero y cuarto de Primaria, FP Básica y educación especial recibieron a principio de este curso los manuales gratis. Esos libros serán reutilizados el próximo curso por otros tantos escolares. Se repondrá un 2%.
37.000
alumnos de quinto y sexto recibirán el cheque libro el próximo curso. En total, serán 79.000 los escolares con manuales gratuitos, más los que reciban beca convencional.

La Consejería de Educación retornará después el dinero a los colegios. En cualquier caso, esa lista de libros seleccionada por los centros no podrá superar los 170 euros de presupuesto. La restricción no busca solo el ahorro económico para la Administración, que es la que paga ahora los libros. Persigue otro objetivo de más calado: un cambio de paradigma que haga del libro de texto una herramienta más al servicio de la enseñanza, y fomente nuevas metodologías activas, inclusivas y centradas en las necesidades del alumno. Es decir, la normativa pretende que la educación no gire exclusivamente en torno a una larga lista de libros de texto, sino que los profesores busquen otras herramientas y recursos, como los abiertos en internet o el material elaborado por los propios docentes, para reducir así al mínimo el volumen de libros.

Los alumnos que hayan estropeado los libros de forma «malintencionada o culpable» tendrán que reponerlos

Además de la contención presupuestaria, Educación quiere promover metodologías activas de enseñanzas (como el aprendizaje basado en proyectos) y poner en valor el material de elaboración propia trabajado por los docentes casi a la medida de sus alumnos y de sus necesidades y contexto.

Educación

Este año se estrenará además el programa informático Edubanc, que será la herramienta sobre la que los colegios articulen todo el proceso: desde la impresión del cheque hasta la selección de los títulos. Los colegios e institutos seleccionarán en ese programa los libros entre los incluidos en el catálogo de manuales de texto de la Comunidad, y en ningún caso podrán escoger otros que no estén en ese listado. Tampoco podrán elegirse libros que tengan apartados para el trabajo personal del alumno; es decir, que queden marcados y no sirvan para más escolares.

Los colegios e institutos no están obligados en cambio a optar por libros de texto en papel, y podrán escoger manuales en formato digital. Además, los centros que no utilizan libros de texto porque trabajan con material curricular de elaboración propia o de uso común (como las barritas de cálculo, por ejemplo) también podrán disfrutar de las ayudas.

Los colegios que trabajen con libros digitales recibirán las licencias para cuatro años, en lugar de cheques, y los que funcionen por proyectos, dinero para el material.

Todos los libros y materiales comprados por la Administración son propiedad de la Comunidad, y una vez termine el curso, los alumnos tienen que devolver los manuales al colegio para que sean reutilizados por otros compañeros. La idea es que los libros sean utilizados durante cuatro cursos, pero se retirarán antes si están deteriorados.

Si los escolares los estropean «de forma culpable o malintencionada», sus padres tendrán que reponerlos en el plazo de diez días desde que se les comunique; si no lo hacen, el alumno puede ser sancionado.

La Consejería de Educación ha calculado que cada año será necesario reponer un 2% de los libros usados por deterioro, pérdida o aumento de alumnos, y en el caso de que se supere, el colegio tendrá que elaborar un informe justificándolo. El presupuesto asignado al programa es de 6,7 millones de euros este año; esa partida incluye la reposición de manuales deteriorados y la compra de los libros para todos los alumnos de quinto y sexto.

Progresivo

El nuevo sistema de ayudas para la compra de libros de texto, que persigue la gratuidad -progresiva- de los manuales para todas las familias, independientemente de su renta, aumentará para el próximo curso la dotación económica que reciben los hogares. Los 37.000 escolares de quinto y sexto de Primaria a quienes, de acuerdo con el calendario acordado, les corresponde la ayuda el próximo mes de septiembre, recibirán 170 euros, 20 más que los consignados este curso para los escolares de tercero y cuarto, que estrenaron el modelo de préstamo de manuales. La implantación del banco de libros es progresiva y llegará a los 220.000 alumnos de enseñanzas obligatorias en 2021.

Este curso se han beneficiado los alumnos de tercero y cuarto de Primaria, los de necesidades específicas de apoyo educativo (que este año sí podrán compatibilizar la ayuda con cualquier otra que reciban) y los de FP Básica; los estudiantes de primero y segundo de ESO tendrán los libros gratis en el curso 2020-2021. El plan dará cobertura a toda la comunidad educativa en el curso 2021-2022, y a partir de entonces se irán reponiendo los libros que primero se compraron.

«Supone quitar a las familias el impuesto de cada septiembre»

La aplicación de la Ley de Gratuidad de Libros de Texto supondrá un alivio económico para las familias murcianas, que cada septiembre hacen cálculos y apartan el dinero para hacer frente a la factura de la vuelta al cole. La consejera de Educación, Adela Martínez-Cachá, destacó que la norma, aprobada el pasado año, «es como quitar a las familias el impuesto que pagan cada mes de septiembre, y una ayuda para reducir el costoso inicio del curso escolar», que en cualquier caso incluye otros gastos, como los de material escolar, ropa deportiva...

«La ley facilita una educación en igualdad, que gestiona con eficiencia los recursos públicos y que hace necesaria la implicación familiar y la responsabilidad del alumnado», destacó Martínez-Cachá , quien añadió que «se trata de una medida social que nace del consenso y que beneficia a miles de familias de la Región».

Hasta que el nuevo modelo se generalice, Educación mantendrá las becas convencionales (por renta) en los cursos donde no se aplique. «Apostamos por acercar las ayudas al mayor número de familias y mantendremos las becas convencionales para seguir ayudando a los alumnos que más lo necesiten y favorecer la igualdad de oportunidades».