Dos colectores de agua amenazan con frenar las obras del soterramiento

El ingeniero Sergio Pascual y el director de Emuasa, José Albaladejo, explican las obras. / NACHO GARCÍA / AGM
El ingeniero Sergio Pascual y el director de Emuasa, José Albaladejo, explican las obras. / NACHO GARCÍA / AGM

El cambio de planes para la llegada del AVE a Murcia obliga a desviar con urgencia ambas tuberías que interrumpen los trabajos de Adif

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Las obras de soterramiento de las vías en Murcia se enfrentan a otro obstáculo que tratan de resolver con urgencia Adif y Emuasa, puesto que hay que desviar dos colectores de aguas pluviales y residuales que interrumpen los trabajos que realiza Aldesa en el tramo actualmente en ejecución. Ambas canalizaciones debían ejecutarse en una fase posterior, pero ahora tienen que acelerarse tras cambiar el proyecto para que el AVE no entre en superficie por la vía provisional.

Emuasa espera a que Adif autorice la solución provisional y el expediente de gasto de 328.649 euros para eliminar el paso de ambos colectores, con el fin de compatibilizar la ejecución del túnel del soterramiento. Las dos tuberías, que tiene unos diámetros de 1,2 y 0,8 metros respectivamente, están situadas junto a la Ronda Sur y la Senda de los Garres. El director gerente de Emuasa, José Albaladejo Guillén, y el jefe del departamento de Planificación y Obras, Sergio Pascual, explicaron que si no se desvían ambos colectores, las obras de soterramiento no pueden continuar en dichas zonas.

Aprovechar el corte de tráfico

Confían en que Adif autorice las obras lo antes posible. Esperan acometer los trabajos aprovechando el corte de la línea férrea que enlaza Murcia con Cartagena y Alicante, previsto entre el 21 de marzo y el 11 de abril. Adif suspenderá el servicio de la línea para cambiar los enclavamientos de las vías. Aunque no lo hiciera, el corte habría que hacerlo en cualquier caso porque también hay que levantar el desvío provisional recientemente construido para instalar las nuevas canalizaciones. José Albaladejo y Sergio Pascual precisaron que la operación durará aproximadamente tres semanas, por lo que esperan que no se produzcan retrasos adicionales. El objetivo del Ministerio de Fomento es que el AVE pueda entrar soterrado en la estación a finales del año que viene.

En estos momentos las labores para cimentar los muros del túnel en los dos puntos críticos están paralizados, por lo que Aldesa trabaja en el resto del tramo que tiene adjudicado, desde Camino de Tiñosa hasta Santiago el Mayor. Los responsables de la empresa Aguas de Murcia indicaron que ya tenían previsto el cambio de ambos colectores en octubre, al variar el planteamiento para la llegada del AVE, pero insisten en que no pueden hacer nada hasta que Adif autorice las obras. Las dos tuberías recogen las aguas pluviales y residuales de los barrios del Infante, Santiago el Mayor y Los Garres. Son colectores intercuencas que funcionan por gravedad en ambos sentidos, vertiendo las aguas al cauce del Segura o al Reguerón. La modificación consiste en montar unos bombeos provisionales haciendo pasar las nuevas tuberías por la losa de hormigón que tapará el túnel.

La adjudicación de la segunda fase se puede retrasar a marzo

Los gestores de la empresa Aguas de Murcia sostienen que no se les puede achacar un posible retraso porque diseñaron una solución provisional para desviar las canalizaciones de aguas residuales y pluviales nada más conocer el cambio del proyecto para que el AVE no entre en superficie en Murcia. De haberse mantenido el plan anterior, estas tuberías se habrían eliminado el próximo verano y no habrían cruzado el túnel ahora en construcción. José Albaladejo explica que Emuasa ya se adelantó ampliando hasta Camino de Tiñosa el gran colector norte que va debajo del desvío provisional. Tiene previsto adjudicar el gran colector sur, su prolongación hasta el Reguerón y un tanque de tormenta.

La llegada del AVE a Murcia, programada por el Gobierno central para finales del 2020, sí se puede retrasar en el caso de que se dilate más tiempo la adjudicación de la segunda fase del soterramiento, que incluye la entrada del tren en la estación. Adif y la Sociedad Murcia Alta Velocidad tratan de agilizar los trámites. Es probable que no se apruebe hasta el mes que viene, con un deslizamiento de varios meses.