COAG cree que el Levante debería ser tratado como zona especial de la UE por su desertización

Miguel Padilla./V. Vicéns / AGM
Miguel Padilla. / V. Vicéns / AGM

Miguel Padilla, presidente de la organización agraria en la Región, afirma que el cambio climático «ya es una realidad» en el campo murciano, por lo que «no puede renunciar a ningún tipo de solución que aporte agua»

EFELorca

El presidente de COAG en la Región de Murcia, Miguel Padilla, afirmó este jueves en Lorca que el cambio climático «ya es una realidad» en el campo murciano, donde considera «innegable» que en los próximos años aumentarán los períodos de sequía, donde la desertización «está garantizada» y donde «las temperaturas han cambiado».

Padilla, en un acto convocado por su organización en defensa del trasvase Tajo-Segura, explicó que ante esas circunstancias climáticas la Región de Murcia «no puede renunciar a ningún tipo de solución que aporte agua».

El representante de la Coordinadora de Agricultores y Ganaderos señaló que en Murcia es «necesario» el trasvase y sus aportaciones y opinó que sin ellas en Lorca y la comarca del Guadalentín sería «muy difícil» para los agricultores poder sacar adelante sus explotaciones, porque las aportaciones de las desaladoras, los pozos y la depuración no son suficientes.

Sobre los pozos y acuíferos señaló que en la zona de Lorca están «sobreexplotados» y recordó el requerimiento de Bruselas para que se busque una solución a esa sobre explotación antes de 2027.

Anunció que si en dos semanas «no vienen lluvias generosas» los cultivos de secano, especialmente los de cereal, y el resto de las producciones comenzarán a verse afectadas «de forma importante».

Miguel Padilla señaló que al igual que Canarias está considerada zona ultraperiférica en la Unión Europea, lo que le confiere distintas compensaciones por sus particularidades geográficas, el sureste español debía ser incluido cuanto antes en una categoría similar por la desertización y la falta de agua.

El presidente de COAG reclamó partidas económicas para Murcia procedentes de la UE para compensar esos daños porque en unos años «estaremos en el desierto», afirmó.