Ciudadanos se lo toma con calma

Miguel Sánchez y Mario Gómez flanquean a Albert Rivera durante un acto político que protagonizó el presidente de Cs en Murcia en mayo del pasado año. / Guillermo Carrión / AGM
Miguel Sánchez y Mario Gómez flanquean a Albert Rivera durante un acto político que protagonizó el presidente de Cs en Murcia en mayo del pasado año. / Guillermo Carrión / AGM

La formación naranja aprieta las tuercas al PP y deja en el aire la rebaja fiscal propuesta por López Miras, al rechazarla por «electoralista y populista». El partido de Albert Rivera pierde protagonismo ante el repunte del bipartidismo y la incertidumbre sobre sus candidatos electorales

Julián Mollejo
JULIÁN MOLLEJOMurcia

Ciudadanos consiguió a mediados de junio algo que no había logrado ningún partido en la Región de Murcia en los más de veinte años anteriores: superar al PP y situarse como primera formación política en intención de voto. Sin embargo, para entonces ya había empezado la bajamar naranja.

La encuesta del Cemop que daba a Ciudadanos la mayor alegría de su corta historia en la Región se basaba en unas entrevistas realizadas en mayo, antes de que una sentencia del 'caso Gürtel' señalara directamente a la financiación del PP, lo que desencadenó la moción de censura que llevó al PSOE a La Moncloa a principios de junio.

Cargos de la formación naranja reconocen que este drástico e inesperado cambio «nos dejó groguis y pilló a contrapié al partido», que acababa de pactar con Mariano Rajoy los Presupuestos Generales del Estado de este año.

Algunos cargos admiten que el cambio de Gobierno en Madrid «nos dejó groguis, nos pilló a contrapié»

El 'efecto Moncloa' disparó las expectativas electorales del PSOE, lo que unido a la profunda renovación acometida por el PP ha reavivado el bipartidismo, sobre todo en la Región de Murcia, y ha dejado a Ciudadanos sin apenas tiempo de saborear la miel del Cemop.

«Parece que hemos vuelto de nuevo a una lucha entre dos y corremos el riesgo de quedarnos como los terceros en discordia», comenta un dirigente naranja que le reconoce al secretario general del PSRM-PSOE, Diego Conesa, su acierto en la utilización del cargo de delegado del Gobierno para hacerse un hueco en el escenario político regional.

Ciudadanos cuenta, además, con una desventaja con respecto a sus principales competidores, y es que aún no tiene claros los candidatos electorales que portarán la bandera en los comicios del próximo año.

Los rumores sobre el fichaje de un mirlo blanco como candidato no cesan, pero Sánchez confía en repetir

Mientras que el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, que optará a la reelección por el PP, ha comenzado ya a prometer rebajas fiscales, y el líder socialista se ha programado un agotador agosto de anuncios, visitas y reuniones, el portavoz regional de Ciudadanos, Miguel Sánchez, y aspirante a volver a encabezar la candidatura en mayo de 2019, descansa en la pedanía caravaqueña de El Moral para recargar pilas de cara al nuevo e intenso curso político que se avecina.

Esta formación se enfrenta a un riesgo con su proceso de primarias para elegir a los candidatos, y es que serán los que más tarde las convoquen -las han dejado para el mes de enero-, lo que implica que los ecos de las tensiones internas que puedan surgir entre los aspirantes se reproduzcan hasta fechas próximas a las elecciones locales y regionales de finales de mayo.

Una consecuencia de la incertidumbre existente sobre la candidatura de Ciudadanos son los rumores. Las especulaciones sobre la posible búsqueda de un mirlo blanco para encabezar el cartel electoral en la Región de Murcia no cesan -uno de los últimos en oírse alude a un magistrado-, a pesar de que Miguel Sánchez ya se ha postulado y la dirección nacional del partido, de momento, cuenta con él.

En la organización regional hay quien lo cuestiona, pero son más los que le respaldan por considerar que se ha ganado el derecho a repetir. «Hasta ahora se ha comido todos los marrones que han ido surgiendo y con él como portavoz la última encuesta nos daba como ganadores», razona uno de estos cargos.

El propio Miguel Sánchez, desde su retiro en El Moral, cree que no hay motivos para inquietarse ni que la celebración de las primarias en enero sea una desventaja. «Cuanto más tarde, mejor», comenta. «Con los procesos internos los partidos se paralizan y quien sale perjudicado es el ciudadano. En periodo legislativo lo que hay que hacer es trabajar», agrega, y cita la ley de aceleración empresarial, pactada con el PP y la patronal Croem, como ejemplo de lo que debe preocupar ahora a su partido.

Sánchez admite que la encuesta del Cemop que les situaba como el partido preferido por los murcianos era engañosa, por lo que tampoco se dejó llevar por el entusiasmo. «Toda encuesta refleja una foto fija de un momento determinado. La situación ahora no será la misma, pero mi sensación subjetiva, por lo que percibo de lo que dice la gente, es que Ciudadanos sigue bien situado en la Región», agrega el portavoz de la formación naranja.

Es más, cree que la situación mejorará con el paso de los días. El Gobierno de Pedro Sánchez ya ha empezado a exhibir sus debilidades, y el giro del PP hacia la derecha para recuperar sus esencias abrirá espacios a Ciudadanos. «Estamos encantados, nos han dejado todo el centro para nosotros», señala.

Un duro palo al PP

Tampoco le crean desasosiego los rumores sobre la búsqueda de una alternativa para el número uno de la candidatura regional. «Imagino que habrá competencia y es muy bueno que la haya», declara antes de reiterar por enésima vez su intención de presentarse a las primarias.

Con este optimismo, el líder regional de Ciudadanos anuncia que para el nuevo curso mantendrá la oposición crítica hacia los gobiernos del PP en la Región y del PSOE en el España, sin abandonar la moderación.

Sin embargo, su primera reacción a la rebaja fiscal en el tramo autonómico del IRPF propuesta por Fernando López Miras el viernes da a entender que subirá la presión. Un comunicado difundido ayer y que lleva su firma da un portazo en las narices del PP, que esperaba no tener problemas para pactar la rebaja fiscal con Cs. «No apoyaremos unas cuentas irresponsables, inviables y marcadas por las desesperación de perder el poder», indica Sánchez, quien califica de «propuestas electoralistas y populistas de imposible cumplimiento» las medidas anunciadas por el presidente regional, lo que deja en el aire su aprobación y aplicación.

La portavoz del Gobierno regional y consejera de Transparencia y Participación, Noelia Arroyo, se preguntó si Ciudadanos «apoyará mejor al PSOE y las subidas de impuestos», y si «veremos otra campaña de Miguel Sánchez en los autobuses de toda la Región apuntándose la medalla como ya hizo con el Impuesto de Sucesiones y Donaciones», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos