Seis de cada diez votantes rechazan repetir las elecciones autonómicas

Seis de cada diez votantes rechazan repetir las elecciones autonómicasGráfico
SIGMA DOS

Ciudadanos es el partido que sufre mayor desgaste por las negociaciones para tratar de formar gobierno. El 28,8% de los electores de la formación naranja se arrepienten de haberla votado

David Gómez
DAVID GÓMEZ

Ciudadanos es el partido que sufre un mayor desgaste político tras las elecciones autonómicas del 26 de mayo y todo el proceso de negociación de los pactos para la formación de gobierno en la Región.

Así lo reflejan los datos de la encuesta de Sigma Dos para 'La Verdad', que incluyó 600 entrevistas telefónicas a ciudadanos de la Región entre los días 9 y 10 de julio, es decir, el martes y el miércoles de esta última semana. El nivel de confianza del sondeo es del 95,5% y el margen de error, del 4,08%.

Los resultados evidencian un descontento generalizado de la ciudadanía con la formación naranja por su actuación desde los comicios del 26-M, que le otorgaron la llave de la gobernabilidad en la Comunidad con la posibilidad de aliarse tanto con el PSOE, con el que sumaba mayoría absoluta, como con el Partido Popular, en este caso con el apoyo de Vox. Influido por la estrategia de la dirección nacional, Ciudadanos se inclinó por la opción de la derecha, aunque el veto impuesto al partido de Santiago Abascal -levantado hace solo unos días- generó una situación de bloqueo institucional de la que todavía no se ha salido.

Uno de cada tres entrevistados, principalmente simpatizantes de Podemos, vería bien una nueva cita electoral

Las decisiones adoptadas desde el 26-M pasan factura a los liberales incluso entre sus propios votantes, como se observa en las distintas variables que componen el estudio.

Repetición electoral

Cs sería el culpable hasta para sus propios votantes

Aunque el reparto de culpas es generalizado entre todas las fuerzas políticas (26,7%), Ciudadanos es el partido al que un mayor porcentaje de encuestados (23%) responsabilizaría de una posible repetición de las elecciones autonómicas debido la imposibilidad de alcanzar un acuerdo de gobierno. La responsabilidad atribuida a Cs dobla a la adjudicada a cualquiera de los demás partidos, entre ellos Vox, a pesar de que fue el principal causante del fracaso de la primera investidura de Fernando López Miras con su voto contrario en la Asamblea Regional.

Además, esa percepción de Ciudadanos como el partido culpable de unos segundos comicios se produce entre los votantes de todos los partidos, incluidos los suyos. Un 20,4% de los participantes en el sondeo que apostaron por los liberales en las urnas responsabilizarían a este partido de tener que votar de nuevo en otoño. Este porcentaje es mayor que el de los simpatizantes de Cs que indican que el causante de otras elecciones sería Vox (16,3%).

Aunque más de la mitad de los votantes de Cs bendicen el pacto con el PP, el 40% hubiera preferido una alianza con el PSOE

Por otro lado, pese a que existe un importante numero de entrevistados (61,1%) que consideraría malo o muy malo un escenario de repetición de las elecciones, hay un tercio de encuestados (31,4%) que no vería con malos ojos esta posibilidad. Principalmente, son personas que apoyaron a Vox y Podemos. Quizás los simpatizantes de la formación morada piensen que con otra cita electoral retornaría a Podemos ese voto útil que emigró al PSOE para frenar el triunvirato de la derecha y que ha visto cómo no se ha cumplido ese objetivo.

Fidelidad de voto

Casi un tercio de electores naranjas arrepentidos

Asimismo, la organización que lidera Isabel Franco sería, 'a priori', la mayor perjudicada por una hipotética reedición de los comicios, si se tienen en cuenta las respuestas de los ciudadanos entrevistados a la pregunta de si se arrepentían de lo que votaron el 26-M. Casi un tercio (28,8%) de los electores que respaldaron a Cs en las recientes elecciones de mayo no volvería a hacerlo si las votaciones fueran hoy.

Por contra, la estabilidad de voto es bastante alta, superior al 90%, entre los electores que apostaron por Partido Popular, PSOE y Podemos. En general, solamente un 8,2% de los murcianos que participaron en el sondeo de Sigma Dos para 'La Verdad' se arrepiente de la papeleta que echó en la urna. La franja de edad más dispuesta a variar el sentido de su voto es la que va desde los treinta a los sesenta años. Por sexos, los hombres están un poco más escarmentados que las mujeres.

Actitud ante los pactos

La posición de Vox también sufre castigo

La encuesta de Sigma Dos planteó a los participantes que puntuaran del 1 al 10 el comportamiento de cada formación política ante los pactos postelectorales, siendo el 1 una actitud muy mala y el 10, muy buena. Los resultados reflejan que el PP es el partido mejor valorado por su actuación tras el 26-M, pues desde esa fecha ha peleado con uñas y dientes para que la primera derrota en unas elecciones autonómicas desde 1991 no se tradujera en la pérdida del gobierno en la Comunidad. Los populares consiguen una puntuación de 5,14. El PSOE de Diego Conesa, que ha intentado sin éxito convencer a Ciudadanos para un ejecutivo conjunto, logra un 5,09. La actitud de Vox (3,44) y Podemos (3,15) es la peor valorada, aunque hay que tener en cuenta que todo lo que huela a estos partidos despierta el rechazo absoluto entre el electorado de izquierda y derecha, respectivamente, lo que contribuye a bajarles la nota. En el caso del partido de Urralburu, ha tenido nulo protagonismo en las negociaciones de los acuerdos debido a su irrelevancia en el Parlamento autónomo.

Una mención aparte merece el resultado de Ciudadanos. Su posición obtiene una puntuación general de 4,27, por encima de Vox y Podemos. Sin embargo, sus votantes le dan una valoración inferior (5,19) de la que los simpatizantes de PP (6,81), PSOE (6,89) y Vox (6,10) otorgan a sus respectivos partidos, lo que viene a confirmar el descontento que constata la encuesta en cada uno de sus apartados. La actitud naranja es aprobada por los votantes del PP (5,08), pero suscita un profundo rechazo entre los ciudadanos que manifestaron haber votado a PSOE, Podemos y Vox, que le dan un suspenso rotundo, aunque por motivaciones distintas. El desencanto de la izquierda con el partido de Albert Rivera estaría relacionado con su decisión de coaligarse con el PP pese a sus llamadas al cambio y la regeneración durante la campaña electoral, mientras que la baja puntuación que le dan los entrevistados de Vox se debe al cordón sanitario que los liberales impusieron al partido de Santiago Abascal desde que comenzaron las negociaciones para la formación de gobierno.

Opciones de gobierno

Respaldo mayoritario a la coalición entre PP y Cs

Una mayoría importante de murcianos avalaría la coalición entre Partido Popular y Ciudadanos para gobernar la Región durante los próximos cuatro años, a tenor de las respuestas a la pregunta realizada por el sondeo sobre la opción favorita de gobierno. La alianza entre PP y Cs recibe el respaldo del 44,8% de los encuestados, once puntos por encima del apoyo que obtiene la unión de PSOE y Ciudadanos (33,8%).

No obstante, la coalición de centro derecha presenta matices derivados de la posible suma de Vox. Un 22,6% de los que apuestan por la opción PP-Cs se muestran favorables a que en la misma entre el partido de Santiago Abascal, mientras que un 22,2% de entrevistados prefiere que Vox se quede fuera del gobierno, como finalmente hará, según confirmaron recientemente sus responsables territoriales en Murcia.

En cuanto a los votantes de Ciudadanos, la encuesta refleja una división entre los que defienden el acuerdo con el PP, que son mayoría, y los que se hubieran decantado por pactar con los socialistas, que rozan el 40%. Del 52,1% de electores naranjas que se muestran conformes con el documento consensuado con los populares, la mayor parte expresa sus reticencias a que Vox se incorpore al Ejecutivo regional.

Los participantes en el sondeo que votaron al PP son los que hacen que la opción de gobierno de centro derecha encabece las preferencias en el sondeo. Más de la mitad de estos simpatizantes populares darían, además, su visto bueno a que Vox formase parte de un tripartito, aunque un 36% no quiere a los de Abascal gestionando consejerías.

Más