«Volvió echando espuma por la boca»

Imagen de uno de los cristales de la cafetería golpeado con un cincel y una maceta. /Badía
Imagen de uno de los cristales de la cafetería golpeado con un cincel y una maceta. / Badía

La Policía Local arresta a un vecino de Algezares por amenazar al dueño y los clientes de una cafetería con un martillo y un cincel

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Salió de la cafetería para coger las herramientas que llevaba en su coche y cuando regresó comenzó a golpear el mobiliario del local. «Entró con un nivel y lo rompió contra la barra», relataba ayer un vecino de Algezares sobre la agresividad que mostró S.T.R., detenido por la Policía Local de Murcia después de amenazar supuestamente al dueño del local y a varios clientes, además de causar daños en el establecimiento empleando un nivel, un cincel y una maceta (un martillo de doble cara, que puede utilizarse para trabajos de demolición).

Este incidente se produjo en la madrugada del sábado, sobre las 3.15 horas. «Cuando estaba en la cafetería le robaron la cartera y el teléfono móvil», explicó el citado vecino sobre la posible causa de este episodio violento. «Parece ser que le pidió explicaciones al dueño, pero él le dijo que no se hacía responsable del robo», aseguró este vecino. Fue entonces cuando S.T.R. salió a la calle: «Cogió herramientas de su coche y volvió echando espuma por la boca».

La sala del 092 recibió varias llamadas pidiendo presencia policial en el local. «Golpeó la ventana de la cafetería con el cincel y la maceta y no lo rompió porque es un cristal blindado», precisó el mismo vecino. En la zona se presentaron cuatro policías locales que tuvieron que reducir al sospechoso. «Les dijo de todo menos bonicos». Fuentes policiales confirmaron que a la llegada de las patrullas, el sospechoso no depuso su conducta: «Estaba amenazando al dueño del local y a varios clientes. También se negó a entregar las herramientas, golpeó una farola y un árbol». De forma que los agentes tuvieron que reducir a S.T.R., vecino de Algezares, de 32 años.

Posteriormente, lo trasladaron a la comisaría de Policía Nacional del Carmen por los supuestos delitos de amenazas y daños en propiedad privada. El dueño del establecimiento, según fuentes policiales, cifró en 1.200 euros los destrozos en el mobiliario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos