Viviendas del 'banco malo' servirán para que jóvenes y mayores puedan alquilar

Esther Arroyo, Gaspar González, Mario Gómez y Paqui Pérez. / ayto
Esther Arroyo, Gaspar González, Mario Gómez y Paqui Pérez. / ayto

El Ayuntamiento negocia con la entidad financiera la cesión de un parque de decenas de inmuebles para estos colectivos

LA VERDADMurcia

El equipo de gobierno pretende firmar un convenio de colaboración con la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), también conocida comúnmente como 'banco malo', para la cesión de viviendas que el Ayuntamiento pondrá a disposición de jóvenes y mayores del municipio en régimen de alquiler.

Para acercar posturas hacia la consecución de este objetivo, los concejales de Fomento y de Mayores, Mario Gómez, y Paqui Pérez, respectivamente, mantenían esta semana una reunión con Gaspar González y Esther Arroyo, directivos del Sareb. El Consistorio será el encargado de seleccionar a los beneficiarios en un proceso público y transparente que siga los criterios marcados por el Servicio de Vivienda dependiente del departamento de Mayores. El edil Mario Gómez señaló que «desde hace más de una década los gobiernos de esta Administración no se habían preocupado de llevar a cabo una verdadera apuesta por la vivienda pública. Una situación que vamos a revertir intensificando y potenciando la creación de viviendas a través del servicio correspondiente que dirige la edil Paqui Pérez». Tras la firma de este convenio, el Ayuntamiento pondría por primera vez a disposición de jóvenes y mayores un gran parque de viviendas en régimen de alquiler, que unido a las contempladas en el plan municipal 'Almajov', alcanzaría el centenar en menos de un año.

Trasfondo social

Se trata de un proyecto que abarca un número relevante de inmuebles nuevos destinados a jóvenes para que puedan independizarse, y a personas mayores, para combatir su soledad, y que puedan disfrutar de un envejecimiento activo y en compañía. Los concejales Gómez y Pérez subrayan que la medida tiene también un indudable trasfondo social por abordar un bien básico.