Así es el viaje que hace una lata reciclada, el envase de las mil vidas