Vecinos de Zeneta denuncian problemas de salud por la extracción de áridos

Una excavadora trabaja en los montes de Tabala, mientras un camión entra a cargar relleno para la obra. /Carlos Egio
Una excavadora trabaja en los montes de Tabala, mientras un camión entra a cargar relleno para la obra. / Carlos Egio

Los camiones circulan sin la cubierta obligatoria y, además, la actividad está moviendo tierras en un suelo considerado no urbanizable y forestal

PEPA GARCÍA MURCIA.

Viven a escasos 40 metros de una zona de extracción de áridos de la que se surte la obra de la autovía del Reguerón y el nudo de enlace con la conocida como 'autovía del bancal', y llevan un año y medio soportando el tránsito continuo de camiones de gran tonelaje: «De las seis de la mañana, incluso antes, a las diez de la noche. Hasta hemos tenido que llamar a la Policía Local para que parara la actividad pasadas las once y media de la noche». Lo cuentan Mónica García y Rosana García, dos de las vecinas de las viviendas que se encuentran más próximas a la cantera.

En total, son ocho las familias de Zeneta más directamente afectadas. De hecho, desde que comenzaron estos trabajos, varios vecinos, entre ellos dos niños, han visto empeorados sus episodios de asma. «Hemos tenido que ir incluso a Urgencias, cuando en casa tengo hasta nebulizadores para tratarlos. La enfermedad se ha exacerbado. Y mi suegra lleva todo el verano sin poder salir de casa», detalla Mónica, de la asociación de vecinos de Zeneta y El Raiguero La Fuentecica. «Mi sobrina y mi madre tienen conjuntivitis continuamente», añade Rosana, que lamenta que pidieron ayuda al pedáneo de Zeneta, pero que «se negó a dárnosla». Los vecinos critican que los responsables de la cantera no toman ni las medidas más básicas para prevenir daños a la salud de los vecinos, como remojar el suelo los días de viento para evitar levantar tanta polvareda, que los camiones circulen con la cubierta a la que les obliga la normativa o realizar mediciones del polvo en suspensión.

También han solicitado información en diversos organismos para conocer si tenían permiso de extracción de tierras y si había estudio de impacto ambiental de la actividad, pero no han encontrado ni rastro de la actividad iniciada hace ya año y medio en los montes de Tabala, en una zona conocida como paraje Torre Bellando. Por eso, «hace ya meses presentamos en la Dirección General de Salud Pública una denuncia pidiendo la paralización de las obras mientras que la empresa no cuente con la autorización del órgano competente, porque la salud de las personas debe prevalecer ante todo», y también les pedían los informes de contaminación atmosférica que la empresa tiene que llevar a cabo.

Ecologistas en Acción y el colectivo vecinal han pedido a Medio Ambiente, Seprona y Sanidad que tomen medidas

Cambiemos Murcia llevará al Pleno una moción para que el Ayuntamiento lidere la paralización de la cantera en terreno protegido

Huerta Viva alerta de que hay riesgo de inundación y la CHS avisa de que sancionará a la empresa si ha ocupado ramblas

A las razones de salud se suman ahora que «la empresa no tiene autorización de Minas e Industria para llevar a cabo la actividad, no hay un plan de restauración de la zona que es obligatorio, se han variado los cauces por los que discurren las aguas de escorrentías y se han arrasado especies de flora protegida», detallan en otra denuncia interpuesta el pasado mes de septiembre ante el Seprona; la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), a la que alertan de que se han invadido y variado ramblas como la de Tabala y Salada; y a la Dirección General de Energía y Actividad Industrial y Minera.

Desde la CHS, aseguran que aún no se ha tramitado la denuncia, «pero lo que es seguro es que, si se ha ocupado sin permiso una zona de Dominio Público Hidráulico, se sancionará y se obligará a reponer el cauce».

Por su parte, Ecologistas en Acción ha denunciado también ante CHS, Seprona, Medio Ambiente y Ayuntamiento; y Cambiemos Murcia va a presentar al Pleno una moción para que el Ayuntamiento lidere la paralización de la extracción de tierra en un terreno calificado por el PGOU como Suelo no Urbanizable Protegido y calificación Forestal, donde está prohibida esta actividad. El concejal responsable, Antonio Navarro, responde que hace más de un año dio orden de paralizar la cantera e incluso «fueron los inspectores y levantaron actas, pero, al ser la autovía obra de interés general, no están sometidos a licencia municipal. Tienen directamente autorización del Ministerio». Y asegura que, en estos casos, la normativa municipal se obvia.

Desde Huerta Viva, afirman que «la apertura de esta cantera temporal en suelo forestal es una barbaridad. Nos encontramos en una de las regiones más amenazadas por la desertificación y el cambio climático, y este tipo de explotaciones mineras contribuyen a que esta amenaza se convierta en realidad. A esto hay que sumar la destrucción del paisaje propio de Zeneta, y los daños a los vecinos más cercanos al tener que soportar ruidos y polvo».

Y, ¿cuando llueva torrencialmente?

Tanto Cambiemos Murcia como Huerta Viva alertan sobre el riesgo de alterar este espacio forestal, junto a la rambla de Tabala y en una de las zonas con riesgo alto de inundaciones. Al variar los cauces, quitar la vegetación y remover la tierra, cuando se produzcan lluvias torrenciales se podrían producir arrastres de lodos e inundaciones. Y, alertan desde Huerta Viva, el nudo del enlace de la autovía del Reguerón con la del bancal se está construyendo en la zona de desagüe de la rambla de Tabala, con la elevación del vial sobre enormes taludes de tierra procedentes de la cantera de Zeneta. Es una grave irresponsabilidad que puede tener consecuencias desastrosas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos