Vecinos del Mar Menor llevan los lodos de sus playas a San Esteban