Los usuarios de 'respiro familiar' reclaman que no se merme más el servicio por «dignidad»

Rafael Iniesta (c) es movilizado en su casa de Sangonera con ayuda de una de sus hermanas y el asistente que presta el servicio de apoyo. / martínez bueso
Rafael Iniesta (c) es movilizado en su casa de Sangonera con ayuda de una de sus hermanas y el asistente que presta el servicio de apoyo. / martínez bueso

Los familiares de los pacientes denuncian que en el último año se han reducido las horas semanales de atención

ALBERTO GÓMEZ MURCIA

El 'respiro familiar' es un servicio que presta el Ayuntamiento de Murcia para familias con dependientes funcionales. Su objetivo es el de brindar apoyo a los cuidadores que se encargan de atender a enfermos con un alto grado de dependencia y que no pueden valerse por sí mismos para realizar las actividades más elementales.

En la actualidad, este servicio cuenta con 97 usuarios, los cuales exigen que no se acometan más reducciones en la prestación del mismo, porque se corre el riesgo de que «acabe por perder todo su sentido», aclara a 'La Verdad' María José Iniesta, vecina de Sangonera, que es usuaria del 'respiro familiar' para atender a su hermano Rafael, encamado como consecuencia de una tetraplejia.

«Nosotros estamos recibiendo el servicio desde hace una década y nos viene muy bien porque mi hermana es la cuidadora principal, pero no se puede encargar de todo y el apoyo del 'respiro familiar' es muy útil». María José recuerda que las reducciones empezaron a producirse «hace un año. En marzo de 2018, se redujo a dos horas a la semana e, incluso, llegó a ser suspendido por falta de fondos para mantenerlo y porque no había salido un nuevo contrato». En la familia Iniesta reflexionan acerca de la necesidad de no mermar más el servicio porque «si lo mejor para el dependiente es que esté en su entorno, las familias necesitan un apoyo como el que presta el respiro familiar».

Las empresas pueden presentar ofertas para la licitación del próximo contrato hasta el 27-M

En muchos casos, un asistente se desplaza dos días por semana en compañía de un enfermero para ayudar al dependiente en su aseo y en la realización de ejercicios que benefician al paciente para mantenerse en un buen estado físico y para prevenir la aparición de molestias.

Desde 2014, la empresa Asistencia, Formación y Eventos SL se encarga de la prestación del servicio. Sin embargo, los 24 trabajadores que realizan las funciones que se derivan del 'respiro familiar' vivieron días de dudas y temieron por sus puestos.

El 6 de mayo se realizó una reunión a tres bandas entre la empresa, sus empleados y el Ayuntamiento, que estuvo representado por técnicos de la Concejalía de Derechos Sociales. Dos días más tarde, recibió luz verde un contrato menor, dotado con 15.000 euros, que aseguraba la prestación del servicio durante un mes aproximadamente.

La previsión que maneja la empresa es que, con esa dotación, podrán asegurar el servicio hasta el fin de semana del 15 y 16 de junio. «Lo que suceda a partir de ahí no está asegurado», afirmó uno de los trabajadores a esta Redacción.

El Ayuntamiento asegura que el servicio no va a dejar de prestarse y estará dotado presupuestariamente con suficiencia como para poder seguir atendiendo a los casi 100 usuarios que tiene actualmente.

Para ello, la Junta de Gobierno aprobaba la licitación de un nuevo contrato, que asegurará el servicio para lo que resta de 2019. Después, la previsión es que esté listo para adjudicar otro contrato. Las empresas pueden presentar sus ofertas hasta el 27 de mayo y el presupuesto base de licitación es de 100.000 euros.

Atentos con los plazos

Los trabajadores temen que la sucesión de un contrato con otro pueda no ser consecutiva, porque «la ley recoge un mes para que el Ayuntamiento abra los sobres con las ofertas recibidas». Ese plazo se puede extender entre el 28 de mayo y el 28 de junio. Tras esto, se abre un periodo de 15 días naturales para la confirmación de la documentación aportada por cada firma y, después, un nuevo plazo de 10 días hábiles para que se adopte la decisión final.

«Por tanto, si se agotan todos los tiempos, el próximo contrato puede no estar vigente hasta el próximo 27 de julio. Además, alguna empresa puede impugnar», explican.

El Ayuntamiento afirma que todo va «según lo previsto»

El mensaje que trasladan desde el Ayuntamiento es de absoluta tranquilidad y confianza en que la prestación del servicio se encuentra totalmente garantizada. «Todo se está tramitando según lo previsto», afirman en la Concejalía de Derechos Sociales, donde recuerdan que acudieron a la reunión con la empresa y los trabajadores para aportar soluciones.

El pliego de condiciones para la licitación del próximo contrato se encuentra publicado en el perfil del contratista del Ayuntamiento desde el pasado 10 de mayo. Fuentes municipales precisan que «la continuidad del servicio está garantizada y, de hecho, en ningún momento se ha interrumpido». En la Concejalía entienden el interés que tienen los usuarios en que no se merme la prestación de los servicios que se venían realizando, pero aseguran que no tienen nada por lo que temer porque «se están siguiendo los cauces habituales».