El traslado de la escuela San Roque también afectará a 23 familias de fuera de Algezares

De los cincuenta menores que están matriculados en el centro para el próximo curso, casi la mitad son de fuera de Algezares

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZMurcia

El cambio de ubicación de la escuela infantil San Roque de Algezares, de cara al comienzo del próximo curso, afectará a un total de 23 familias de fuera de esta pedanía y a 27 de la propia localidad. De los cincuenta menores que están matriculados en el centro para el próximo curso, casi la mitad son de fuera de Algezares, según la información que obra en poder de la Concejalía de Educación.

La ubicación definitiva en la que se alojará a los menores se decidirá cuando termine la ronda de contactos que los técnicos municipales están manteniendo con los padres de los alumnos, algo que sucederá durante la semana que viene. Algunas familias pidieron que la entrevista se produzca en agosto por encontrarse en julio de vacaciones.

La fecha en la que se producirá el inicio de las obras se desconoce. La edil Belén López precisó este viernes que «primero se tiene que redactar el proyecto que recoja las actuaciones que se deben realizar». Hasta el momento, la oficina técnica del Ayuntamiento elaboró un estudio inicial, que arrojó las deficiencias que presenta el edificio y que aconsejan que se acometa una renovación integral.

Algezares es una de las seis pedanías que cuenta con escuela infantil pública junto a Beniaján, La Alberca, El Palmar, Sangonera la Verde y Santiago El Mayor. «Nuestra intención es que siga siendo así y que la escuela no se mueva de allí. Queremos que siga otros cuarenta o sesenta años», apostilló la concejal López. Por su parte, los padres recogieron 2.556 firmas para que la guardería continúe en Algezares.